Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Acercándonos a los Bonos y Obligaciones del Estado, sus características y ventajas

Los Bonos y las Obligaciones del Estado español son valores emitidos por el Tesoro a un plazo superior a dos años, y ambos tienen las mismas características salvo el plazo de emisión, que en el caso de los Bonos oscila entre 2 y 5 años, y en las Obligaciones el plazo es superior a 5 años.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Acercándonos a los Bonos y Obligaciones del Estado, sus características y ventajas

4,3 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 74%
  • 4 9%
  • 3 4%
  • 2 0%
  • 1 13%

23 votos

2666 visualizaciones

Los Bonos y las Obligaciones del Estado tienen las siguientes características:

  • Son títulos con interés periódico, pagado en forma de cupón, lo que les diferencia de las Letras del Tesoro que pagan los intereses al vencimiento.
  • El valor nominal mínimo que puede solicitarse en una subasta es de 1.000 euros. Las peticiones por importes superiores han de ser múltiplos de 1.000 euros.
  • Las emisiones de Bonos y Obligaciones se realizan mediante sucesivos tramos, con la finalidad de alcanzar un volumen en circulación alto que asegure la liquidez de esos valores.
  • Generalmente se emiten mediante subasta competitiva, aunque en algunos casos también se pueden emitir por sindicación o precio medio (véase en este artículo que significan emisión mediante subasta competitiva y por precio medio ).
  • El cupón que devengan se paga cada año, y representa el tipo de interés nominal del Bono o la Obligación.

En la actualidad el Tesoro español emite estos valores a los siguientes plazos:

  • Bonos a 3 y 5 años.
  • Obligaciones a 10, 15, 30 y 50 años

¿Cómo funcionan los bonos emitidos por los distintos Estados?

Cuando alguien adquiere un Bono del Estado, le presta a un Gobierno una cantidad de dinero acordada durante un período de tiempo también acordado. A cambio de ello, el Estado le devuelve el dinero, añadiendo de forma periódica un porcentaje o importe de interés establecido, que se conoce como cupón. Los bonos son, por lo tanto, un activo de ingreso fijo.

Cuando el bono vence, se devuelve la inversión inicial, llamada principal. La fecha en que se recibe el importe de ese capital adeudado se conoce como la fecha de vencimiento. Los plazos de vencimiento varían según la duración del bono.

Términos a tener en cuenta para familiarizarse con el funcionamiento de los bonos

Cuando hablamos de bonos de emisores públicos en general, se deben tener presentes estos términos:

  • Vencimiento: plazo o duración que tiene el bono antes de vencer y realizarse el pago final.
  • Principal: también conocido como valor nominal del bono, es el importe que se acuerda pagar al titular de dicho bono, excluyendo los cupones. Se suele pagar en una sola vez cuando el bono vence.
  • Precio del bono: debería, en principio, ser igual al valor nominal del bono, ya que es el importe total del préstamo. Sin embargo, una vez se ha emitido, el precio de un bono en el mercado secundario puede variar considerablemente dependiendo de distintos factores (como la oferta y demanda, los tipos de interés del dinero, la inflación, el riesgo divisa, las calificaciones crediticias del emisor, etc.).
  • Fechas de vencimiento del cupón: son aquellas en que el emisor del bono debe pagar dicho cupón, que se podrían pagar de forma anual, semestral, trimestral o mensual.
  • Tasa o tipo de interés del cupón: es el valor de los pagos de intereses del bono, expresado en forma de porcentaje de su valor de principal. Por ejemplo, si el principal o valor nominal de un bono es de 1000 euros, y paga un cupón anual de 30 euros, el interés de dicho cupón es del 3 % anual.

 Si un bono que tiene un precio igual a su valor nominal se dice que “opera a la par”. Si su precio disminuye por debajo del valor nominal, se trata de “operativa con descuento”. Si el precio aumenta por sobre dicho valor, es una operativa con prima.

¿Qué factores afectan al precio de los bonos del Estado?

La renta fija, tanto la pública como la privada, garantiza la devolución del principal al vencimiento o amortización del activo, así como el pago de los cupones o intereses al vencimiento o bien periódicamente durante la tenencia del título hasta su amortización.

No obstante, durante el periodo que transcurre entre la emisión y amortización del activo de renta fija, su valor no es fijo, cotizando en mercados de renta fija, llamados secundarios, y estando sujetos a incrementos o perdidas de su valor. Sin embargo, su volatilidad suele ser significativamente menor que la de la Renta Variable.

Estos son los factores que afectan a la formación del precio de los bonos:

El mercado: oferta y demanda

La oferta y la demanda determinan los precios de los bonos del Estado. Cada gobierno establece la oferta de bonos, y emite nuevos bonos cuando se necesiten. El nivel de demanda de bonos dependerá de si estos son una inversión atractiva.

Tipos de interés

Si los tipos de interés son más bajos que el tipo de interés del cupón de un bono, probablemente la demanda de ese bono aumentará, ya que representa una inversión más atractiva.  En cambio, si los tipos de interés aumentan por encima del interés ofrecido del cupón del bono, la demanda disminuirá.

Plazo pendiente para el vencimiento del bono

Los bonos del Estado recién emitidos tendrán un precio calculado según el tipo de interés actual, por lo que generalmente operan a su valor nominal o cercano a su nominal.

Cuando el bono llega a su vencimiento, únicamente se paga el principal (préstamo original), es decir, el bono se devuelve a sus valores nominales a medida que se acerca a su vencimiento. La cantidad de pagos de cupones restantes antes de que el bono venza afecta a su precio.

Calificación crediticia

Los bonos del Estado suelen ser inversiones de bajo riesgo debido a la baja probabilidad de incumplimiento de un Gobierno soberano en el pago del préstamo. Aun así, los incumplimientos son posibles, especialmente por parte de ciertos emisores endeudados y menos solventes. Un bono más arriesgado operará a un menor precio que otro bono de menor riesgo y un tipo de interés similar.

Las agencias de calificación crediticia evalúan el riesgo de impago por parte de los gobiernos y otros emisores, a través de su calificación crediticia: por ejemplo, agencias como Standard & Poor’s, Moody’s, Fitch Ratings, etc.

Inflación

Si la inflación es elevada afecta negativamente a los titulares de bonos, debido a que:

  • El pago del cupón resulta menos valioso para los inversores si el poder adquisitivo de dicho cupón disminuye debido a la inflación.
  • Cuando hay una inflación elevada, los Bancos Centrales suelen aumentar los tipos de interés para frenarla. Los tipos de interés y los precios de bonos ya emitidos están inversamente relacionados: mientras más altos son los tipos de interés, el precio de los bonos en el mercado secundario es menor, ya que se podría obtener una mejor rentabilidad en otro activo.


Valoración del artículo

4,3 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 74%
  • 4 9%
  • 3 4%
  • 2 0%
  • 1 13%

23 votos

2666 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter