Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Ahorrar para jubilación si eres joven: empieza pronto y sé constante con pequeños esfuerzos

Es conveniente empezar a ahorrar siendo joven, aunque tus ingresos sean bajos. Sé constante, con pequeños sacrificios recurrentes, y los resultados a largo plazo serán óptimos. Puedes usar aplicaciones tecnológicas existentes para saber cuánto necesitas ahorrar, como puedes mejorar la administración de tu economía personal para encontrar importes para el ahorro, y finalmente qué tipo de productos de ahorro-inversión son más adecuados para ti.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Imprimir
Ahorrar para jubilación si eres joven: empieza pronto y sé constante con pequeños esfuerzos

@ingle_jake - www.unsplash.com

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 150%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

2 votos

273 visualizaciones

Es importante empezar a ahorrar pronto porque en el ahorro a largo plazo (por ejemplo, para la jubilación) el horizonte temporal juega a favor del ahorrador: el efecto de la capitalización financiera y el interés compuesto (la rentabilidad) sobre aportaciones realizadas mucho tiempo antes de su rescate hace multiplicar el ahorro acumulado. El interés compuesto consiste en que las rentabilidades que se van logrando con las inversiones se unen al capital sobre el que aplica el rendimiento, de forma que el capital de base va creciendo y por lo tanto, si se mantiene constante la tasa de interés, también van creciendo las ganancias.

En cambio, ahorrar para un objetivo con poco tiempo hace que el esfuerzo económico que hay que hacer sea mayor, porque no se contará apenas con ese apoyo de la rentabilidad del interés compuesto.

Empezar a ahorrar durante los primeros años de vida activa permite a los jóvenes poder combinar el ahorro para diversos objetivos o metas (imprevistos, coche, vivienda, estudios, vacaciones, jubilación…), sin tener que esperar a ir cumpliendo cada uno de ellos, lo que penalizaría el ahorro para objetivos de más largo plazo. Además, ayuda a familiarizarse con la planificación financiera, con los productos de previsión social e inversión, y con la importancia de prevenir imprevistos que, en casi todos los casos, surgen durante la vida. En definitiva, forjar en nosotros una cultura del ahorro y de la planificación financiera.

Querer y poder ahorrar no es fácil

Durante los primeros años de nuestra vida activa son muchos los gastos y las prioridades con las que nos encontramos: vivienda, seguir formándose, además de disfrutar del día a día a través del ocio. Luego vienen los hijos que suponen un gasto importante.

Además, en España los salarios son bajos en relación a la media de otros paises europeos. El salario medio en España a mitad de 2019 era de 23.645 euros, siendo 18.000 euros el salario más habitual. La situación de los jóvenes es aún peor: el salario medio de los que tienen entre 25 y 29 años no llega a los 16.000 euros, y de los de 30 a 34 años de 19.340. Además, el paro entre los menores de 30 años, antes de la pandemia de COVID19, superaba el 32%.

A lo anterior se añade que, debido al sesgo conductual del presente, según el cual las personas preferimos las gratificaciones de corto plazo a la felicidad de largo plazo, es difícil sacrificar ingresos del presente, no consumiéndolos, y enviarlos al futuro para que “Mi Yo del Futuro” tenga una mejor vida.

No obstante, mientras se tenga un empleo estable y unos ingresos regulares, así como unos gastos esenciales normales, habitualmente se puede ahorrar, al menos un poco.

En la mayoría de los casos, salvo en personas con altos ingresos, ahorrar implica un sacrificio, así como un ejercicio de disciplina en la gestión de la economía personal, haciendo pequeñas renuncias al consumo.

No se trata de hacer grandes acciones, sino de pequeños sacrificios para encontrar esa “porción” de nuestros ingresos mensuales a destinar recurrentemente al ahorro

Hay centenares de pequeños ejemplos.  Algunas acciones son:

  • Reducir ciertos gastos no esenciales, incluso sin renunciar a ellos. Algunos ejemplos:

Tomar el café diario en casa o en un lugar más económico o, si tomas varios renunciar a un café diario.

Si puedes hacerlo, buscar unas fechas más económicas para unas vacaciones, sin necesidad de cambiar el destino ni los planes.

¿Puedo salir a cenar fuera una vez menos al mes de lo que hago actualmente?, ¿Y si me quito el postre y ahorro lo que cuesta?

Si compras un coche no hace falta gastar en el mejor de todos: pon un límite máximo al % de ingresos destinado al vehículo.

Evitar vivir a crédito para gastos no esenciales: gastar contra ingresos de meses futuros es una traba aún mayor para el ahorro.



Existen aplicaciones que te ayudan a realizar un análisis de tus gastos y a ahorrar automáticamente la cantidad adecuada cada día, a través de interfaces para automatizar los ahorros y destinarlos a la cuenta o producto de ahorro. Estas APPs pueden proveer información a los clientes sobre cuánto gastan en diferentes grupos de conceptos, ayudándoles a comprender dónde va su dinero y educándolos para que sean más cuidadosos con el mismo. Además, puedes apoyarte en tú Banco: tiene toda la información de tus gastos e ingresos.

  • Destinar remanentes del consumo al ahorro. Por ejemplo:
    • Destinar el redondeo de las compras a productos de ahorro. Esto es posible gracias a algunas APPs que o bien redondean el precio de las compras (por ejemplo en comercios y supermercados) y depositan la diferencia entre el precio redondeado y el precio efectivo, normalmente céntimos o euros, en una cuenta de ahorro o un producto de ahorro. Esta pequeña acción, casi invisible, multiplicada por decenas de veces al mes y centenares de veces al año supone tras años un importe nada desdeñable.
    • Además, en el futuro será muy posible que puedas cambiar puntos y descuentos futuros de tarjetas de fidelización (supermercados, tiendas de moda, líneas aéreas, gasolineras, etc.) por dinero que sea directamente aportado al producto de ahorro.

Cambia la fórmula de cómo gastas los ingresos obtenidos

Es conveniente ordenar nuestra economía personal, es decir, nuestra cuenta de ingresos y gastos.

Muchas personas actúan de la siguiente manera:
  1. Primero Ingresos (salarios, ingreso autónomos, etc)
  2. Luego... Gasto
    1. Gasto en mis necesidades básicas (comida, vivienda, suministros, transporte, gastos hijos...).
    2. Después gasto en mi ocio (salir con amigos y pareja, restauración,  vacaciones, hobbies...)
  3. Finalmente... Ahorro e Inversión: el excedente que me sobra, si lo hay, lo destino a ahorrar.

Es decir, (1-2) = 3

Pero el orden de la fórmula debería sustituirse por la siguiente:
  1. INGRESO.
  2. Gasto en mis NECESIDADES BÁSICAS (comida, vivienda, suministros, gastos hijos...)
  3. Gasto invirtiendo en mi FUTURO PROFESIONAL (formación: masters, idiomas...)
  4. AHORRO una cantidad constante mínima a la que me comprometo cada mes. Sí hay épocas en las que me puedo ahorrar más (por tener más ingresos, o menos gastos, o ambos) incremento mi ahorro. La cantidad ahorrada dotará primero un fondo para imprevistos (4 a 6 meses de salario) y luego irá destinándose a los distintos objetivos de ahorro a corto, medio y largo plazo.
  5. Finalmente, el excedente que me sobra lo destino a GASTO EN OCIO, HOBBIES, y en otros gastos superfluos.

1-(2+3+4)=5

Más importante que una precisión en el cuanto ahorrar es establecer y mantener el hábito de ahorrar

Existen simuladores que te pueden ayudar a planificar, calculando el nivel de ahorro periódico que debes realizar para cuando llegues a tu jubilación dispongas de un fondo suficiente para obtener el nivel de ingresos, complementarios a la pensión pública que recibas, que te permita afrontar los gastos que estimas tener durante la misma, así como ir actualizando esas estimaciones según se van produciendo cambios en tu vida. Un ejemplo de ello es el simulador de aportaciones de BBVA MI Jubilación.

No obstante, cuando tienes entre 30-35 años y te faltan probablemente más de 35 años para jubilarte, es difícil estimar con precisión cuales van a ser tus gastos y los ingresos que necesitarás para afrontarlos durante tu jubilación (que ingreso mensual necesitarás a partir de 2055).

Por lo tanto, en tu planificación, más importante que mapear con exactitud rigurosa el nivel de ingresos que necesitarás y el de ahorro periódico para conseguiros, es establecer hábitos y automatismos de ahorro, comprometiéndote con tu Yo futuro. Muchas cosas pueden pasar durante tu vida. Las proyecciones y estimaciones del nivel de ahorro son muy útiles, pero las irás adaptando sobre la marcha, según vayan cambiando tus circunstancias (ej., incrementos de salario, periodos inactivos, gastos hijos, desaparición de gastos principales -hipoteca-, etc.).

Valoración del artículo

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 150%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

2 votos

273 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter