Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Banco de España: las pensiones de jubilación futuras bajarían un 8,2% si se alargase de 25 a 35 años el periodo considerado para cálculo de la base reguladora

En cambio, ampliando a 35 años el número de años considerados para el cálculo de la base reguladora con la que se determina de la pensión de jubilación, pero al mismo pudiendo descartar los seis peores años de cotización no modificaría su cuantía media. Así lo estima el Banco de España en un informe que acaba de publicar.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Compartir

Imprimir
Banco de España: las pensiones de jubilación futuras bajarían un 8,2% si se alargase de 25 a 35 años el periodo considerado para cálculo de la base reguladora

@akitada31 - www.unsplash.com

4,5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 67%
  • 4 17%
  • 3 17%
  • 2 0%
  • 1 0%

6 votos

229 visualizaciones

Según el informe de Banco de España, la ampliación progresiva, aplicada desde 2013 a 2022, de los últimos 15 a los 25 últimos años cotizados considerados para calcular la pensión habría producido una reducción de la pensión inicial media del 5%.

A continuación, trasladamos las principales conclusiones del mencionado Informe de Banco de España: Estimación del impacto de variaciones en el período de cálculo de la base reguladora sobre la cuantía de las nuevas pensiones de jubilación .

Conclusiones del Informe

El estudio estima, a partir de una muestra de altas de jubilación de 2019, el efecto que el período considerado para el cálculo de la base reguladora ejerce sobre la cuantía de la pensión inicial.


Los resultados del análisis señalan que, en el rango entre 15 y 35 años y para la muestra de altas de jubilación de 2019, existiría una relación “monótonamente” decreciente entre la pensión inicial media y el número de años empleados en el cálculo de la base reguladora.

Además, dicha relación decreciente sería más acusada a medida que el período de cálculo se ampliase.


En particular, en el análisis se calcula la cuantía inicial de las pensiones para períodos de cálculo que varían entre 15 y 35 años, así como el resultado de restringir dicho período a los años más favorables de cotización.

En concreto, la extensión del período de cálculo desde 15 hasta 25 años (que se ha producido entre 2013 -16 años considerados- y 2022 – primer ejercicio que se consideran 25 años) estaría asociada con una caída de la pensión inicial media en ese periodo del 5%, mientras que una ampliación desde 25 hasta 35 años produciría una reducción adicional del 8,2%.

Por otro lado, simultanear la ampliación del período de cálculo a 35 años con el descarte de los años más desfavorables para determinar la base reguladora permitiría suavizar la caída de la pensión inicial media, al tiempo que reduciría la heterogeneidad de las pensiones entre individuos (si bien la desigualdad caería en menor medida que si se restringiera el período de cálculo a los 35 anteriores a la pensión).


Por ejemplo, tomar en consideración los 29 años más favorables dentro de los 35 años previos a la jubilación arrojaría una pensión media similar a la resultante de tomar en cuenta los 25 años anteriores a la jubilación.

Además, esa forma de determinar la base reguladora (poder elegir los mejores 29 años dentro de los últimos 35 años) produciría, en promedio, un incremento de la prestación inicial de las pensiones que se sitúan por debajo de la mediana (con respecto de un escenario en el que la base reguladora se calcula a partir de los 25 años anteriores a la jubilación) y una caída de la prestación inicial para las pensiones en el cuarto cuartil de la distribución ( las pensiones más altas).


Analizando diversos colectivos, la reducción de la pensión media inicial al aumentar el número de años computables sería relativamente mayor para los trabajadores con una mayor parcialidad en los 15 años previos a la jubilación y para las pensiones por encima de la mediana.

En términos de género, los efectos serían parecidos para hombres y para mujeres.

Por su parte, la posibilidad de descartar los años de cotización más desfavorables para el cálculo de la prestación podría suavizar la caída de la pensión media como resultado de la extensión del período de cálculo. En particular, en comparación con un esquema en el que se tuviesen en cuenta los 25 años anteriores a la jubilación:

  • La utilización de entre los 25 y los 28 años más favorables, dentro de los 35 previos a la jubilación, arrojaría una pensión inicial media mayor.
  • En cambio, si el período de cálculo variase entre los 30 y los 34 años más favorables, la pensión inicial media sería menor (al poder descartar menos años “malos”).
  • Una metodología que contemplase los 29 años más favorables dentro los 35 últimos sería, en términos de pensión inicial media, aproximadamente equivalente a utilizar los 25 años anteriores a la jubilación.

La posibilidad de descartar los años más desfavorables en el cálculo de la pensión beneficiaría a los trabajadores afectados por lagunas de cotización o períodos de desempleo, así como a las pensiones por debajo de la mediana, de modo que la desigualdad en la cuantía de las nuevas prestaciones sería ligeramente menor que la resultante de un esquema que utilizase los 25 años previos a la jubilación.

Acceso al Informe del Banco de España

Valoración del artículo

4,5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 67%
  • 4 17%
  • 3 17%
  • 2 0%
  • 1 0%

6 votos

229 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter