Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

¿Cómo cambia la forma de actualizar cada año las pensiones tras la reforma?

Ya no solo dependerá de la inflación sino también de las cuentas del Estado. No habrá congelación de pensiones pero sí posible pérdida de poder de compra

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
¿Cómo cambia la forma de actualizar cada año las pensiones tras la reforma?

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

103 visualizaciones

La reforma de las pensiones que ha elaborado el Gobierno entrará en vigor en 2014, momento a partir del que podría aplicarse uno de los pilares de la misma, el factor de revalorización, que afecta a la revisión anual del importe recibido por los pensionistas y que, al igual que el factor de sostenibilidad, trata de garantizar el equilibrio del sistema.

Con la reforma, el Gobierno pretende desvincular la revisión anual de las prestaciones de jubilación de la evolución de la inflación o el IPC. Hasta ahora, cuando se actualizan las pensiones cada año se tiene en cuenta lo que han subido los precios, el llamado índice de precios al consumo, y se suben las pensiones en la misma medida, para garantizar que los pensionistas mantienen su poder de compra. Pero el Gobierno dice que ese ajuste es caro -supone el 27% del gasto total en pensiones según sus datos- y por eso ha hecho una nueva propuesta.

¿Qué propone el Gobierno?

De acuerdo con la propuesta, la inflación será en el futuro una referencia más a la hora de revalorizar las pensiones pero no la más importante ni la única, porque ahora también se tendrá en cuenta la evolución de la economía, del déficit público y los ingresos y gastos de la Seguridad Social.

En concreto, el nuevo índice se basará fundamentalmente en cuatro indicadores: la diferencia entre ingresos y gastos de la Seguridad Social, la inflación media, el crecimiento en el número de pensiones y la diferencia entre altas y bajas (la tasa de sustitución de las pensiones).

Para mitigar un posible impacto negativo, el Gobierno consideraría un periodo de 11 años (los seis inmediatamente anteriores y los cinco posteriores) a la hora de aplicar estos criterios, en lugar de tomar como referencia un único ejercicio.

Sin congelación de las pensiones

El Gobierno propone además establecer un suelo mínimo de revalorización anual del 0,25%, con lo que las pensiones nunca bajarían nominalmente y tampoco se verían congeladas. Pero si por una negativa situación su revalorización es inferior a la inflación de ese año (algo que según los expertos se produciría solo si el crecimiento real de la economía es estructuralmente menor al crecimiento de pensionistas y a la tasa de sustitución, o si existe un déficit estructural en el sistema), se produciría una pérdida de poder adquisitivo del pensionista. El factor de revalorización: ¿perderé poder de compra?

Ésta es la mayor crítica que ha recibido la propuesta, aunque desde Inverco, su director general Ángel Martínez-Aldama afirma que “no tiene sentido que España mantenga un sistema de pensiones independientemente de su evolución económica y que no puede financiar”. Y lanza al aire la pregunta: “¿Qué es mejor, un sistema que vincula las pensiones a la inflación y que por problemas económicos no se cumple –aludiendo a la congelación de los últimos años- o una ley que se cumpla?”

Asimismo, el Ejecutivo también quiere establecer un techo de subida, de modo que las pensiones no se revaloricen nunca por encima del dato de IPC más un 0,25% adicional, ni siquiera en tiempos de bonanza económica.

Valoración del artículo

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

103 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

Nicolas Candela Agut 22 de octubre de 2013 | 01:12
Está claro que hay una necesidad de adaptar la normativa vigente a la coyuntura actual, basándose en las expectativas de vida, la recaudación de la S.S., el número de afiliados en activo, etc. Todo eso es coherente siempre y cuando el Gobierno practique una política de ajustes sensatos en el gasto público y nos administre con honestidad, aplicando la misma vara de medir en el calculo de las pensiones de sus políticos, sin prebendas de ningún tipo. Ellos son los que deben darnos ejemplo de equidad ciudadana.