Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Cómo equilibrar el gasto y el ahorro a lo largo de las distintas etapas de la vida

Sea cual sea la etapa de la vida, siempre habrá gastos y metas que cumplir, y el ahorro temprano es crucial. Una vez se tengan los ahorros es clave tener una disciplina financiera, siempre e incluso después del retiro.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Cómo equilibrar el gasto y el ahorro a lo largo de las distintas etapas de la vida

© Wavebreak Media - www.photaki.com

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

46 visualizaciones

A lo largo de nuestra vida y conforme crecemos, vamos teniendo diferentes objetivos personales y casi siempre van ligados a condicionantes o necesidades financieras para poder cumplirlos. Tener bien claras estas metas, incluso desde niños y hasta el momento de la jubilación, ayudará a trazar el rumbo para conseguirlas.

Sea cual sea la etapa de la vida, siempre habrá gastos y metas que cumplir, y el ahorro temprano es crucial. Y una vez se tengan los ahorros es necesario tener una disciplina financiera incluso después del retiro. Así, pues, ¿qué conciencia de ahorro y equilibrio entre ahorro y gasto podemos forjarnos a lo largo de las distintas etapas de la vida?

En la niñez...

La niñez ya puede venir acompañada de información sobre finanzas de ahorro, pues el plan de educación que quieren impulsar las instituciones españolas, con la CNMV y el Banco de España al frente, pasa por empezar a ofrecer educación financiera en las escuelas. Los niños pueden ir absorbiendo conceptos, en forma de juego y del ejemplo de sus padres, y administrar la paga de cada semana. Según los expertos, es importante que desde temprana edad se inicie  con el término "ahorro" y se destine una parte de esa paga semanal o del domingo a esos fines.

En la adolescencia...

En la adolescencia, entre los 13 a los 20 años, los ingresos pueden aumentar, si se hacen algunos trabajos en compaginación con los estudios, por ejemplo, o si la paga sube. Por eso, ya hay más oportunidades de gasto, pero también de ahorro. Los expertos dicen que a esta edad es necesario entender la diferencia entre objetivos a corto y largo plazo. Por ejemplo, mediante la diferencia que supone gastar todo en caprichos inmediatos, como fiestas o cine o ropa, y el ahorro que se puede hacer para conseguir mayores metas, como comprar un coche, un teléfono móvil o hacer un viaje con los amigos en verano.

Los jóvenes ya pueden ir aprendiendo que, si quieren irse de vacaciones con los amigos dentro de un año, pueden depositar su ahorro en depósitos o productos que les den una cierta rentabilidad con ese horizonte temporal, o si quieren comprar un coche en cinco años, pueden invertir en productos de más largo plazo. También pueden tener una cuenta de ahorro o de inversión y lo ideal sería que parte de su formación financiera fuera el manejo íntegro de su dinero.

Cuando llega el primer trabajo...

En la etapa en la que se deja de ser estudiante y accedemos al primer trabajo como adultos jóvenes, se inicia una nueva etapa de independencia financiera con nuevas responsabilidades. Si se conoce y controlan los ingresos y gastos se podrá sacar el mayor rendimiento del salario, fijarse sus objetivos financieros a corto y largo plazo así como establecer un plan de ahorro para hacerlos realidad.

Principal Group ofrece algunos consejos para esta etapa entre los 19 a 25 años, como gastar siempre menos de lo que se ingresa, tener cuidado con el endeudamiento, empezar a ahorrar e invertir para un fin mayor (como comprarse una casa o para sentar las bases de una bueja jubilación), invertir la fórmula del ahorro (pensar en el ahorro que se quiere y adaptar los gastos en función de los ingresos).

Además, no hay que olvidar que el ahorro para la jubilación se debe iniciar en este momento, eso sería lo ideal, aunque sea mediante pequeños porcentajes del salario, que se pueden ir incrementando conforme avanzamos en edad y en ingresos.

A partir de los 30 años...

A los 30 años ya se es adulto en toda regla y el ahorro cobra mayor importancia. Empezar a construir en este punto un ahorro para el retiro, si no se ha hecho antes o si el acceso a la vida laboral se ha retrasado debido a la situación económica, es clave y aún hay un fuerte margen para ello. En este punto también es posible que se piense en comprar una casa y formar una familia. Cuando se entra a esta etapa los gastos que se tengan deben de calcularse a largo plazo ya que si se tiene una familia no solo se debe pensar en el nacimiento, sino en toda la educación de los hijos. Empezar a ahorrar en productos a más largo plazo, diversificar los ahorros y aumentar el porcentaje que se destina a la jubilación pueden ser buenos consejos.

A los 50...

Cuando se ha llegado a los 50 años es momento de revisar nuevamente la diversificación de las inversiones que se crearon para las metas personales y financieras, y analizar si se deben de ajustar, cancelar o abrir nuevas, puesto que ya queda menos tiempo para la jubilación. Los expertos recomiendan consultar a un asesor financiero en este punto, pues es el momento de calcular los ingresos mensuales que se necesitarán tras la jubilación; estimar la cantidad total de ahorro necesario, teniendo en cuenta que se vivirá aproximadamente 15 años más una vez retirado (la esperanza de vida es superior a los 80 años en España); e impulsar el ahorro al máximo.

¿Y en la jubilación?

A los 65 años cambiará mucho la vida, dicen en Principal Group. "El retiro hoy es comenzar una nueva etapa de la vida, con más tiempo para diversión, leer, viajar, y disfrutar de la familia. La asesoría financiera seguirá estando presente más que nunca ya que los ahorros tendrán que ser mejor administrados para que duren al menos 15 años luego de la jubilación", explican desde la entidad.

Entre sus consejos, recomiendan presupuestar un sueldo mensual imaginario que se tomará de tus ahorros y de la pensión pública recibida, y no salirse de dicho presupuesto; estimar otras fuentes de ingresos y llevar un buen cálculo de los gastos fijos de esta etapa, sobre todo relacionados con la salud y el ocio.

Valoración del artículo

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

46 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

No hay comentarios aún