Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Cuánto tendrán que cotizar los autónomos según el nuevo sistema de cotización por ingresos reales: Ejemplos prácticos

A partir de 1 de enero de 2023, entra en vigor el nuevo sistema de cotización para los trabajadores por cuenta propia según sus rendimientos netos, siguiendo un periodo transitorio que evolucionará progresivamente hasta 2032, año en el que su base de cotización será igual a sus rendimientos netos, equiparándose su tratamiento al de los trabajadores por cuenta ajena, los cuales cotizan por su salario bruto (salvo que este sea superior a la base máxima de cotización).

Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Imprimir
Cuánto tendrán que cotizar los autónomos según el nuevo sistema de cotización por ingresos reales: Ejemplos prácticos

4,9 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 86%
  • 4 14%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

7 votos

1989 visualizaciones

El nuevo sistema de cotización establece 15 tramos de cotización en función de tramos de rendimientos netos, y contempla tramos de cotización progresiva desde 2023 hasta 2025.


Comenzaría en 2023 con cuotas que van desde una cuota mínima de 230 euros mensuales para autónomos con rendimientos netos inferiores a 670 euros mensuales hasta los 500 euros/mes de cuota mínima para aquellos autónomos con rendimientos netos superiores a 6.000 euros mensuales.

En 2024, para aquellos autónomos con rendimientos netos inferiores a 670 euros la cuota se rebajaría hasta 225 euros, y en 2025 quedaría fijada en 200 euros mensuales. Para los autónomos con ingresos por encima de los 6.000 euros, la cuota mínima en 2024 sería de 530 euros, y en 2025 de 590 euros.

En el año 2025, el sistema de tramos de rendimientos netos y cuotas se revisará de nuevo para los siguientes tres años, y de nuevo en 2028 hasta llegar a 2032. Tras este periodo transitorio, los autónomos deberán estar cotizando por una base igual a sus rendimientos netos efectivos en 2032.

A inicios de cada año, o en el momento de darse como alta como autónomo, cada persona comunicará su previsión de rendimientos netos, que podrá ir modificando cada dos meses (hasta 6 veces al año). A inicios del año siguiente, y en función de los rendimientos netos anuales de cada autónomo que le facilite la Agencia Tributaria, la Seguridad Social procederá a regularizar las cuotas, si esos rendimientos fueran superiores o inferiores a los tramos que cada persona haya elegido para cotizar.

El nuevo sistema de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) elimina la posibilidad de elegir libremente la base de cotización sin tener en cuenta los rendimientos netos del autónomo. Como excepción, aquellos autónomos que en diciembre de 2022 se encontrasen cotizando por una base superior a la que determinan sus rendimientos netos, podrán permanecer en esa base con carácter indefinido. A partir de 2023, ya no se permitirá esa opción.

Gráfico: nuevas bases y cuotas de cotización mensuales, en función del tramo de rendimientos netos que corresponda, para los años 2023, 2024 y 2025:

Fuente: Seguridad Social

¿Qué se considera rendimientos netos?

Los rendimientos netos del autónomo son los ingresos brutos obtenidos menos los gastos de la actividad deducibles (ejemplo, cuotas Seguridad Social, suministros, materiales, proveedores, etc.). Adicionalmente, para calcular el tramo de rendimientos netos en el que se sitúan a efectos de determinar la base y cuota de cotización que se les aplica, los autónomos se podrán aplicar una deducción genérica del 7% de sus rendimientos netos, que será del 3% para los autónomos societarios.

Ejemplos prácticos de como funcionaría el nuevo sistema de cotización en función del nivel de rendimientos netos del trabajo

Vemos varios ejemplos de cómo impacta a autónomos con distintos niveles de ingresos.

Luis, 28 años, rendimientos netos anuales estimados para 2023, 10.000 euros

Luis es pintor. Esta de alta en el RETA. Para 2023 su estimación es obtener unos rendimientos netos de 10.000 euros, es decir, unos rendimientos mensuales 833 euros.

En base a su estimación, a Luis le correspondería en 2023 el segundo tramo de cotización, el de más de 670 y menos de 900 euros de rendimientos netos. Por lo tanto, la base de cotización mensual que le correspondería en 2023 sería de 849,67 euros y una cuota mensual a pagar de 260 euros. Si sus rendimientos continuasen en dentro de ese mismo rango en 2024, le correspondería una base de 816,99 y una cuota mensual a pagar de 250 euros. Y si continuasen en ese rango en 2025, le correspondería una base de 784,31 y una cuota mensual de 220 euros.

Pero si las cosas durante 2023 no le fuesen a Luis como ahora espera, y sus rendimientos netos mensuales estuviesen siendo inferiores a 670 euros (umbral entre el primer y segundo tramo de ingresos), cada dos meses tendría la opción de solicitar a la Tesorería General de la Seguridad Social regularizar esa base de cotización y adecuarla a su nivel de ingresos. Por ejemplo, acogerse a la base de cotización aplicable para rendimientos netos inferiores a 670 euros mensuales (es decir, base de cotización de 751 euros mensuales y cuota a pagar de 230 euros).

Imaginemos que llega el final de 2023 y Luis no se ha acogido a ninguno de los 6 cambios que puede hacer durante el año para ajustar la base de cotización, y a final de ese 2023 ha obtenido unos rendimientos netos reales de 7.800 euros (es decir, una media mensual de 650 euros).

A Luis le hubieran correspondido cotizar 230 euros mensuales (con una base de cotización de 751,63) y no 260 euros (base de 849,67 euros). Durante el año 2023 completo, ha cotizado en total 3.120 euros, en lugar de los 2.760 euros que realmente le hubieran correspondido cotizar. Es decir, ha cotizado 360 euros de más, importe que la Tesorería de la Seguridad Social le devolverá, una vez que la Agencia Tributaria comunique a aquella los rendimientos netos de Luis en 2023.

Julian, fontanero de 49 años, rendimientos netos estimados de 84.000 euros

Gracias a sus años de experiencia, su esfuerzo y buen hacer profesional, además de la suerte, Julian, es un profesional muy solicitado con una numerosa cartera de clientes. Una de las consecuencias es que tiene unos elevados rendimientos netos.

Para 2023, Julian estima tener una media mensual de ingresos brutos de 10.000 euros y unos gastos de su actividad deducibles (incluido el 7% de deducción genérica) de 3.000 euros. En total estima una media rendimientos netos mensuales de 7.000 euros.

Por lo tanto, en base a su estimación, a Julian le correspondería cotizar en 2023 por el tramo más alto de rendimientos netos, el de más de 6.000 euros, lo que supone una base mensual de 1.633,99 euros y una cuota a pagar de 500 euros mensuales.

Puede ocurrir dos tipos de cosas durante 2023 en relación a la estimación de sus rendimientos netos que hace Julian:

  • Que finalmente sus rendimientos netos efectivos sean superiores a su estimación de inicios de año, lo que en su caso concreto no afectaría a la cuota a pagar, ya que Julian esta en el tramo más alto de rendimientos. En cambio, en el caso haber estado situado en otro tramo inferior de rendimientos netos estimados, si hubiera implicado un incremento en el importe a cotizar por parte de Julian, y por tanto a regularizar, si hubiera saltado de tramo de rendimientos netos.

  • Que sus rendimientos netos finalmente fuesen inferiores a la estimación realizada, por cualquier motivo, por ejemplo, porque Julian sufre una larga baja por enfermedad.

    Si a final del ejercicio 2023 sus rendimientos han sido, por ejemplo, de 66.000 euros (5.500 euros mensuales) en lugar de los 84.000 euros  (7.000 euros mensuales) estimados a inicio de año, y Julian no hubiese hecho ninguna regularización de bases de cotización y cuotas durante el año, recibiría una devolución de la Seguridad Social de 960 euros, que correspondería a la diferencia entre la cuota cotizada ( 6.000 euros totales en 2023, es decir, 500 euros cada mes para el tramo de rendimientos de más de 6.000 euros mensuales) y la cuota que le correspondía por su nivel efectivo de rendimientos ( 5.040 euros total del año, es decir, 420 euros mensuales)

María, empieza a trabajar en enero de 2023 como agente exclusivo de una compañía de seguros, y se da de alta como autónomo

Independientemente de cuales sean sus rendimientos netos, durante los 12 primeros meses de actividad María pagara una cuota reducida para autónomos que inician su actividad, que asciende a 80 euros mensuales.

Esta cuota reducida sustituirá a la actual tarifa plana que se aplica para aquellos que se den de alta el RETA hasta 31 de diciembre de 2022 y cumplan ciertas condiciones.

La cuota reducida beneficiará durante el primer año (primeros doce meses de actividad) a todos los autónomos que inicien actividad. Además, María podría alargar otros 12 meses adicionales, si sus ingresos después de los primeros 12 meses siguiesen por debajo del Salario Mínimo Interprofesional.

Más Información

Estas serán las nuevas bases y cuotas de cotización de los autónomos a partir de 2023, según el nuevo sistema

 

Valoración del artículo

4,9 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 86%
  • 4 14%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

7 votos

1989 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter