Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

"Debemos centrar nuestra preocupación en la reducción del déficit de la Seguridad Social"

Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, explica en una entrevista en La Vanguardiala situación actual del sistema de pensiones en España y sus propuestas de reforma

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
"Debemos centrar nuestra preocupación en la reducción del déficit de la Seguridad Social"

© Creativeart - www.freepik.com

0 votos

0 valoración media

7 visualizaciones

P: Con la formación de Gobierno, ¿cuál es el aspecto más urgente a tratar en el referencia a las pensiones?

R: Tras las reformas de 2011 y 2013, nuestro sistema de pensiones necesita medidas adicionales para eliminar el déficit actualmente existente y poder hacer frente a los retos asociados al envejecimiento. Además de medidas para crear empleo productivo y estable, es necesario mejorar el funcionamiento del sistema eliminando todas aquellas bonificaciones que puedan ser sustituidas por otras alternativas más eficientes (por ejemplo, mediante cambios en la regulación laboral que incentiven la contratación indefinida), impulsando la convergencia de los regímenes especiales al régimen general, sustituyendo parcialmente cotizaciones sociales por impuestos indirectos, luchando contra el fraude, incentivando el retraso en la edad de jubilación y permitiendo compatibilizar pensión y trabajo, para generar más ingresos públicos. Es necesario que todas esas medidas sean consistentes entre sí para que la reforma sea integral y no un conjunto de parches poco coherentes y eficaces. Para ello lo mejor y más urgente es converger cuanto antes a un sistema de reparto de cuentas personales nocionales, como en Suecia, cuya transparencia, claridad en las cuentas e incentivos permitiría que los futuros pensionistas tengan una idea precisa de los cambios que se van introduciendo en el sistema para asegurar su sostenibilidad, suficiencia y eficiencia.

P: ¿La reforma de las pensiones pasa por una reforma del mercado laboral?

R: Se habla de mejorar el sistema con el fomento de la productividad, por ejemplo. El sistema de pensiones es como un termómetro que refleja las fortalezas y debilidades de la economía. En un país con una tasa del desempleo cercana al 19% y de la temporalidad del 27%, la mejor forma de aumentar los ingresos de la Seguridad Social es reducir el empleo de manera estructural y permanente, creando empleo productivo y estable, mediante las reformas adicionales a las ya efectuadas. Es algo que llevamos proponiendo desde hace muchos años y que el pasado mes de mayo recopilamos en un conjunto de medidas para alcanzar un mercado de trabajo más eficiente y equitativo. El empleo indefinido aumenta la productividad y los salarios. Una productividad mayor permitirá que la capacidad adquisitiva de las pensiones sea más elevada al disponer la Seguridad Social de mayores ingresos, pero no podrá evitar la disminución de la pensión media respecto al salario medio, lo que se conoce como tasa de beneficio. En las próximas décadas necesitaremos que la pensión media crezca algo menos que el salario medio para compensar aquel crecimiento del número de pensionistas que no sea cubierto por el crecimiento del empleo. A mediados de siglo el número de pensiones habrá pasado de algo más de 9 millones en la actualidad a 15 millones. Para mantener la tasa de beneficio actual sin aumentar la presión fiscal necesitaríamos 27 millones de cotizantes, unos 10 millones más que en la actualidad.

P: ¿Es alarmista centrar toda la atención en el agotamiento de la 'hucha' de las pensiones?

R: Sí lo es, ya que las pensiones se van a seguir pagando igual y el sistema no va a desaparecer. El agotamiento del Fondo de Reserva es solo un síntoma del déficit existente. Lo verdaderamente relevante es ese déficit de la Seguridad Social, no si se financia emitiendo nueva deuda pública o vendiendo activos acumulados en el Fondo de Reserva. La deuda pública en términos netos no varía por elegir una u otra vía, aunque la existencia del Fondo de Reserva permite disponer de un importante margen adicional de financiación. Debemos centrar nuestra preocupación en la reducción del déficit, dejando trabajar las reformas aprobadas y tomando medidas adicionales como las descritas anteriormente.

P: ¿Es viable fomentar las planes de pensiones privados tras la devaluación de los sueldos que se ha vivido en los últimos años?

R: Es perfectamente viable. La flexibilidad salarial, que en muchos casos ha sido devaluación, ha permitido crear empleo a una tasa mayor a la de la disminución del salario medio real. Como resultado de ello ha aumentado la renta disponible de las familias, que ahora disponen de mayor capacidad de ahorro. Es conveniente que un buen sistema de reparto de cuentas personales nocionales se vea complementado por planes de pensiones privados de adhesión automática, con aportaciones tanto del trabajador como de las empresas. El objetivo último es que al juntar las pensiones del sistema de reparto y de capitalización los trabajadores reciban una renta similar a la de sus salarios que han tenido a lo largo de su carrera profesional, y no vean disminuir su renta disponible cuando se jubilan.

P: Respecto al retraso voluntario de la jubilación, ¿es una forma de aceptar de forma implícita que las pensiones serán mucho más bajas en el futuro? ¿será otro paso que vaya acercando la edad de jubilación a los 69 años?

R: Es una manera de hacer frente al aumento de la esperanza de vida cuando se alcanzan los 65 años (que aumenta a razón 16 meses cada década) y de evitar una pensión media menor si siguiéramos jubilándonos a esa edad. Actualmente, con la cotización del 28,3% de un año de salario (sumando la aportación de la empresa y del trabajador) no se financiarían ni tres meses y medio de la futura pensión expresada en valor presente. Por lo tanto, si vivimos más también tendremos que trabajar durante más tiempo, para que haya un equilibro entre los derechos que acumulamos entre nuestras cotizaciones y todas las pensiones que recibiremos en el futuro.  

Valoración del artículo

0 votos

0 valoración media

7 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Etiquetas

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

No hay comentarios aún

07 de enero de 2019

Etiquetas

Accede a nuestros simuladores