Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Diferencias entre un fondo de gestión activa y otro de gestión pasiva

¿Replicar a los mercados financieros o tratar de batirlos? Conoce la diferencia entre estos estilos de gestión

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Diferencias entre un fondo de gestión activa y otro de gestión pasiva

© patpitchaya - www.shutterstock.com/es

0 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

148 visualizaciones

Los fondos de inversión son productos que han ganado importante presencia como vehículos de ahorro entre las familias españolas. Varios son sus atractivos, entre ellos liquidez, diferimiento fiscal (ya que solo se tributa por la revalorización existente en el momento del reembolso, no teniendo ningún tipo de impacto fiscal los traspasos entre fondos) y una amplísima gama en la que cualquier ahorrador puede encontrar un fondo que se adecúe a sus necesidades y perfil de riesgo.

Aunque son productos financieros desde el punto de vista del inversor, los fondos de inversión se constituyen como entidades que se dedican a la inversión del capital de un colectivo de inversores. Por tanto, forman parte de las llamadas Instituciones de Inversión Colectiva (IIC).

Ventajas para el ahorrador de la inversión vía fondos

No son necesarios capitales elevados

Dado que los fondos de inversión aúnan en una inversión colectiva el capital de múltiples ahorradores, un partícipe de un fondo puede mantener una cartera bien diversificada en distintos activos aunque su aportación no sea muy elevada.

Se producen economías de escala al invertir de manera colectiva, dado que si un ahorrador quisiera mantener activos equivalentes de manera individual debería invertir mayores cantidades y además estaría sujeto a gastos de intermediación mucho más elevados.

No es necesario tener conocimientos avanzados sobre inversiones

Al estar delegada la gestión en profesionales de la inversión, el partícipe no tendrá más que asesorarse para invertir en el fondo que se adecúe a sus necesidades, siendo los propios gestores del fondo los que se encarguen de la operativa diaria, que requiere conocimientos avanzados sobre mercados financieros o gestión de riesgos.

Estilos de gestión: activa versus pasiva

Una de las principales categorizaciones en las que se pueden clasificar los fondos de inversión se encuentra aquella que caracteriza su estilo de gestión. Existen dos, gestión activa y gestión pasiva. Veamos en qué se diferencian.

Gestión activa

Los fondos de inversión, en función de sus características y su política de inversión, se comparan con lo que se llama un índice de referencia. Un ejemplo sencillo: El índice de referencia de un fondo de inversión que invierte en grandes empresas españolas podría ser el IBEX-35.

La gestión activa lo que pretende es batir el rendimiento de su índice de referencia mediante la elaboración de una estrategia para elegir en todo momento en qué activos invierte, con qué ponderación o durante cuánto tiempo. Esto es trabajo de los gestores del fondo, que deberán ir revisando expectativas y estrategias periódicamente con el fin de obtener la mejor rentabilidad para el partícipe dentro del margen que permite la política de inversión del fondo y tratando de mejorar el rendimiento de su índice de referencia en todo momento.

Gestión pasiva

El fondo de gestión pasiva no sigue una estrategia diseñada por unos gestores, sino que lo que hace es replicar la composición del índice de referencia. En el ejemplo anterior, el fondo se limitaría a invertir en las acciones que componen el IBEX-35 y a realizar cambios en caso de que alguna empresa abandone el índice dejando sitio a otra, algo que no ocurre con frecuencia.

Pros y contras

En términos de costes, el fondo de gestión activa suele soportar comisiones algo mayores ya que efectivamente se realiza una gestión diaria sobre el mismo por parte del equipo gestor. El fondo de gestión pasiva requiere menos trabajo de gestión, ya que una vez invertido no se realizan estrategias sobre su cartera.

En cuanto al estilo de gestión propiamente dicho, dependerá de la filosofía del partícipe. Los fondos de gestión pasiva se basan en la eficiencia de los mercados, lo que por tanto apenas deja margen a que se pueda mejorar el comportamiento de los índices. Los fondos de gestión activa sí apuestan por la posibilidad de batir el comportamiento de un índice a partir del análisis y las estrategias de gestió  

Valoración del artículo

0 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

148 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

No hay comentarios aún

07 de enero de 2019

Accede a nuestros simuladores