Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

El falso autónomo y el TRADE, una delgada línea de separación

El falso autónomo es un trabajador por cuenta ajena que, sin embargo, actúa como trabajador autómo en el ámbito laboral y de la Seguridad Social. Mientras que el TRADE es un trabajador autómo que presta sus servicios, al menos, en un 75% para el mismo "cliente".

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
El falso autónomo y el TRADE, una delgada línea de separación

0 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

65 visualizaciones

El trabajador por cuenta ajena: una actividad en el marco de la organización empresarial

Se entiende por trabajador por cuenta ajena, quien desarrolla su actividad de forma voluntaria, personal y de forma retribuida. Además, debe cumplir dos notas esenciales:

a) ajenidad en frutos (resultado del trabajo es del empresario, en riesgos (los asume el empresario), en medios de producción (son del empresario) y en el mercado (entre quien elabora producto y consumidos se interpone el empresario).

b) dependencia, es decir, la inserción trabajador en círculo rector y organizativo del empresario.

A los efectos de la Seguridad Social, los trabajadores en general se encuadran en el régimen general, donde la mayor parte de su cotización la abona el empresario, de acuerdo con importe de su salario. 

El trabajador autónomo: una actividad independiente

Se trata del trabajador que realiza una actividad de forma habitual, personal, directa y a título lucrativo, sin sujeción a contrato.

Los trabajadores autónomos pueden tener o no empleados a trabajadores remunerados a su cargo.

En este caso, estos trabajadores se encuadran generalmente en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, los cuales abonan la totalidad de su cotización, que no guarda relación con sus retribuciones.

El falso autónomo

En ocasiones, el empresario prefiere optar por la contratación al margen del derecho del trabajo. De esta forma, pacta el desarrollo de ciertos servicios con trabajadores autónomos a través de contratos civiles de arrendamientos de servicios o contratos mercantiles (por ejemplo, agencia).

Estas figuras tienen como objeto desplazar el riesgo de las actividades empresariales hacia terceros que desarrollan los servicios, así como no asumir los costes sociales de dichos sujetos.

Es posible que a veces se enmascare una verdadera relación laboral con todas las notas de dependencia y ajenidad a través de contrataciones civiles o mercantiles. En este caso se está ante el supuesto del denominado falso autónomo. De forma que es preciso analizar todas las circunstancias de su actividad para poder deducir si se trata de un trabajador por cuenta ajena o propia con todas las implicaciones laborales y sociales que esta cuestión conlleva.

El Trabajador Autónomo Economicamente Dependiente: una figura cercana al trabajador por cuenta ajena

Esta reciente calificación legal viene, en muchas ocasiones, a encuadrar a aquellos trabajadores que quedan entre la dependencia y la autonomía del empresario para el que trabajan. Su característica principal es que, al menos, un 75% de sus actividades se realizan para un mismo empresario que, en su caso, se denomina cliente.

Se diferencia del trabajador autónomo en que en ningún caso tiene trabajadores a su cargo, ni puede subcontratar la actividad con terceros.

Se diferencia de los trabajadores por cuenta ajena en que no forma parte de la cuadrilla ni del equipo del resto de los trabajadores de su cliente. Además, tienen infraestructura productiva y material  propia y deben valorar personalmente las cuestiones técnicas, organizativas y productivas de su prestación, dado que mantienen autonomía funcional. 

Así, tienen criterios organizativos propios, aunque el cliente puede establecer  indicaciones técnicas de carácter general.

Además, estos trabajadores no perciben un salario, sino que su contraprestación económica en función de resultados según los pactado con el cliente y asumiendo riesgo y ventura.

A efectos de Seguridad Social, se encuentra en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos , de modo que son ellos quien asumen el coste total de las cotizaciones. 

Autor: Eva María Blázquez Argudo - UC3M

*Exención de responsabilidad por opiniones de terceros
Las opiniones y pareceres firmados por personas independientes dentro de este site se realizan a título personal, sin que BBVA ni cualquiera de las empresas del Grupo tengan que compartir necesariamente la totalidad o parte de las mismas.  

Valoración del artículo

0 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

65 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

No hay comentarios aún