Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Elevar la base máxima de cotización sin aumentar la pensión máxima puede dañar la contributividad del sistema

El Gobierno planea incrementar la base máxima de cotización entre un 10% y un 12%, pero en ningún caso aumentar la pensión máxima en proporción. Analizamos qué consecuencias tendría

Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Imprimir
Elevar la base máxima de cotización sin aumentar la pensión máxima puede dañar la contributividad del sistema

© rawpixel.com - www.unsplash.com

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, anunciaba recientemente que el Gobierno tiene la intención de incrementar entre un 10% y un 12% la base máxima de cotización a la Seguridad Social, con el objetivo de lograr unos ingresos adicionales de entre 1.000 y 1.100 millones de euros. Es importante tener en cuenta que la Seguridad Social cerró 2017 con un déficit de 18.512 millones de euros, lo que equivale al 1,6% del Producto Interior Bruto (PIB).

La base máxima actual está fijada en 3.803,7 euros mensuales o, lo que es lo mismo, 45.644 euros anuales. Esto quiere decir que las rentas de los trabajadores por encima de dicha cuantía anual no cotizan a la Seguridad Social. Si el incremento de la base máxima se llevase finalmente a cabo, quedaría situada en 4.184 euros mensuales, si el incremento es del 10% o en 4.260 euros mensuales, en caso de aumentar un 12%.

Incrementar base máxima. ¿Y la pensión máxima?

El sistema de Seguridad Social está basado en España en varios principios. Uno de ellos es del de proporcionalidad contributiva. Esto quiere decir que las prestaciones están directamente relacionadas con las aportaciones vía contribuciones. Esto tiene dos excepciones:

  1. Los trabajadores que acceden a una pensión inferior a una cuantía mínima fijada anualmente por ley, que residen en España y que acreditan determinada carencia de rentas, perciben un complemento hasta dichas cuantías mínimas. Este complemento no guardaría relación con las contribuciones.
  2. También existe el caso de trabajadores que han cotizado por bases elevadas y que causan una pensión que no van a cobrar íntegra, dado que la pensión se encuentra también topada por ley. En 2018 la pensión máxima asciende a 2.614,96 euros mensuales.

La actual relación entre base máxima (45.644,4 euros anuales) y pensión máxima (36.609,44 euros anuales) es del 80%. Es decir, los trabajadores que más cotizan ya están aportando solidaridad al sistema con esta parte de pensión no percibida. La cuestión es que, para mantener la contributividad del sistema, un aumento de las bases máximas debería ir acompañado de un incremento de la pensión máxima, pues de otro modo se entendería que se quiebra la contributividad en el caso de las rentas elevadas. La cuestión es que incrementar la pensión máxima en paralelo a las bases máximas neutralizaría el objetivo de incrementar los ingresos de la Seguridad Social.

Además, la subida de bases máximas tendría dos consecuencias negativas:

  1. Sobre los trabajadores con mayores rentas, que contribuirán más mes a mes a través de sus propias cotizaciones, pero que no devengarán una pensión superior si no se incrementa proporcionalmente la pensión máxima.
  2. Sobre las empresas, que verán incrementados sus costes salariales, dado que deberán cotizar más por sus empleados que excedan estos niveles de rentas. La empresa se hace cargo del 23,6% de la base de contingencias comunes del trabajador. Éste, del 4,7 de dicha base%. A largo plazo, esto puede tener perniciosos efectos sobre el mercado laboral, dado que las empresas perderían competitividad frente a competidores de otros países con costes laborales más contenidos.

El destope de las bases puede, además, implicar el paso paulatino de un sistema contributivo a un sistema universal, dado que se topa la cuantía de quienes más cotizan mientras se incrementan las cuantías de las pensiones mínimas a las que puede acceder cualquier pensionista que acredite carencia de otras rentas. Es decir, se estaría desincentivando la contributividad, algo que puede fomentar prácticas que busquen reducir o eludir las cotizaciones a la Seguridad Social, lo que a la larga puede ocasionar un problema de mayor magnitud.  

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

Paco Ramir 10 de noviembre de 2018 | 19:54
Es aplicable el coeficiente reductor por haber trabajado como marino, si me jubilo anticipadamente?
Instituto BBVA de PENSIONES 11 de noviembre de 2018 | 18:00

Estimado Paco,

no, ambas reducciones no serían acumulables.

Reciba un cordial saludo.

07 de noviembre de 2018 | 00:00

Accede a nuestros simuladores