Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Evento Digital las pensiones después de la pandemia. J.A. Herce “Los trabajadores deberían de empezar a ahorrar desde su entrada en el mercado laboral, es una garantía de su bienestar futuro”

El encuentro, organizado por el Instituto BBVA de Pensiones y el diario Expansión, con la colaboración de Deusto Business Alumni, ha contado con la intervención de dos relevantes expertos en pensiones, José Antonio Herce , Presidente del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones y Rafael Doménech , Responsable de Análisis Económico, BBVA Research.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Evento Digital las pensiones después de la pandemia. J.A. Herce “Los trabajadores deberían de empezar a ahorrar desde su entrada en el mercado laboral, es una garantía de su bienestar futuro”

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 400%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

1 votos

86 visualizaciones

Además, el acto contó en la apertura con la intervención de Carlos Gorría, director de la Territorial Norte de BBVA.

Jose Antonio Herce y Rafael Doménech ven insuficientes las medidas incluidas en el paquete de reformas que el Gobierno está negociando con los agentes sociales, y consideran necesario ir hacia un sistema que garantice la equidad entre lo que los trabajadores cotizan durante su carrera laboral y lo que cobran durante su jubilación, idealmente a través de un sistema público de pensiones de reparto de aportación definida con cuentas nocionales.

Finalmente consideran fundamental la salud financiera de las personas y el ahorro complementario, tanto a través de la previsión social empresarial como del ahorro a titulo particular, para garantizarse unos ingresos adecuados durante su jubilación.

Conclusiones

Estas son las principales conclusiones que se derivan de las respuestas de los dos expertos a las preguntas de la moderadora, Naiara Tobalina de Deusto Business Alumni, y del público:

  • la crisis de COVID19 ha generado un mayor déficit contributivo de la Seguridad Social, que ha superado los 30.000 millones €. Esto equivaldría a 3.500 € por pensionista o a 1.500 € al año por cotizante a la Seguridad Social.
  • No obstante, el déficit de la Seguridad Social no ha aumentado aún más porque los ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) “han hecho de colchón”. Su coste ha tenido que ser asumido la Administración General del Estado (caja general del Estado).
  • Eliminando de los gastos de la Seguridad Social ciertas partidas como los gastos impropios y traspasándolas a los Presupuestos Generales de Estado, no eliminaríamos el déficit del sistema de pensiones. No pretendamos que no existe déficit en el sistema de pensiones por “mover de caja el déficit”.
  • Reforma del Sistema de Pensiones que prepara el Gobierno no es una reforma integral del sistema:  continuará el déficit contributivo por el incremento de la esperanza de vida y la jubilación de la generación del baby boom.
  • Hemos pasado de una “reforma integral” a una reforma con únicamente cuatro o cinco medidas y que además estarán divididas en dos paquetes.
  • Lo que la Unión Europea espera de nosotros es que no aumente la deuda (lo qué puede afectar al conjunto de la UE). No quiere intervenir en nuestro sistema de pensiones. Lo que ocurre es que el déficit del sistema de pensiones va a ser el componente principal del déficit y de la deuda pública de las administraciones. Por eso el trasvase de gastos de la Seguridad Social a la Administración del Estado no es una solución.
  • Tenemos que buscar un equilibrio entre proteger al máximo los derechos de los pensionistas actuales y aquellos que en breve se jubilarán, con la protección de los trabajadores que se jubilan en las próximas décadas.
  • Otro reto es cómo transitar hacia un sistema de jubilación que sea sostenible y equitativo al mismo tiempo.
  • La propuesta de que los autónomos coticen por tramos según sus ingresos reales trata de avanzar en la equidad entre trabajadores por cuenta ajena y autónomos. La cotización debería ser igual para todos en función de lo que ganen.
  • Hay que cerrar el desequilibrio del déficit actuarial del sistema: la diferencia entre lo cotizado durante la vida activa y las prestaciones percibidas como pensionista. Un sistema público de pensiones de cuentas nocionales resolvería este problema. También para los autónomos, porque podrían seguir manteniendo su base, pero no habría asimetría entre lo cotizado durante su vida activa y lo percibido como prestación.
  • Oportunidad única para hacer una propuesta innovadora que salga de la uniformidad entre los diferentes regímenes de seguridad social y al mismo tiempo buscar soluciones específicas para cada uno de ellos.
  • La Seguridad Social soluciona muchos de los problemas del mercado de trabajo. Muchas personas encuentran la Seguridad Social la salud financiera que no encuentran en la vida laboral.
  • Aunque la tasa de prestación (relación entre lo cotizado y lo cobrado de pensión) deberá ajustarse, las pensiones públicas del futuro no tienen que ser más bajas.
  • Debemos aspirar a tener el mismo nivel de ingresos por jubilación que cuando estamos en activo. Para ello es fundamental la planificación financiera. Y para ello necesitamos información continuada proporcionada a nivel de los tres pilares del sistema de pensiones (público, empleo complementario, e individual).
  • Debemos aspirar a una mejora en las prestaciones por jubilación, ya que hoy hay millones de personas con pensiones insuficientes. Por eso tenemos que potenciar esos complementos de las pensiones públicas.
  • El modelo vasco de previsión social empresarial a través de las EPSV de empleo es muy avanzado, al igual que otros en Europa como el danés, el holandés, los anglosajones y el sueco. Es un modelo en el que inspirarse. No obstante, el modelo vasco está basado en un modelo de diálogo social continuado que no es sencillo de mantener, que requiere revalidación permanente de consensos.
  • Oportunidad para los autónomos en la previsión social complementaria, a través de dos vías:
    • El  Super fondo público de Pensiones
    • La reinterpretación del artículo 52 de la Ley del IRPF, en el sentido de considerar las aportaciones individuales de los autónomos a productos de previsión social cómo contribuciones de empleadores a sistemas de previsión social empresarial.
  • Los trabajadores tendrían que empezar a ahorrar desde su entrada al mercado laboral, lo que puedan. Es la mejor garantía de su bienestar futuro.
  • Vamos hacia carreras más largas, pero al mismo tiempo más cambiantes en el tiempo. Por eso tenemos que garantizar la portabilidad del ahorro en el caso de cambio de trabajo.
  • Necesitamos una misma fiscalidad para el sistema de empleo complementario y para el individual (neutralidad fiscal).
  • La mochila austriaca no tiene una finalidad previsional. Solo si no se ha gastado la hucha al final de la vida laboral (o si se ha usado solo parcialmente) podría ser utilizada es hucha acumulada como complemento a las pensiones.
  • El objeto de la mochila austriaca es evitar la dualidad del mercado laboral: la diferencia de trato entre trabajadores indefinidos y temporales (25%).
  • En el mejor de los casos esa indemnización que supone la mochila austriaca no ayudaría apenas a complementar las pensiones. Con contribuciones anuales estimadas entre el 2% y el 3 % del salario durante 40 años, representaría un 100% del salario del trabajador en un año. No es una solución suficiente para complementar una jubilación que puede durar entre 15 y 20 años.
  • Para calcular la base reguladora que determina la pensión de jubilación se debería tener en cuenta toda la carrera profesional, en la línea de lo que hacía la propuesta de considerar 35 años de cotizaciones.
  • Una solución óptima sería un sistema de cuentas nocionales, que tendría en cuenta todas las cotizaciones efectivamente pagadas, revalorizadas a un tipo de interés nocional (por ejemplo, crecimiento del PIB o revalorización de salarios), así como la esperanza de vida y la edad a la que se jubila la persona.
  • Según JA. Herce, la edad de jubilación si debería aumentarse por encima de los 67 años para vincularla al crecimiento de la esperanza de vida.
  • Según R. Doménech, el sistema de cuentas nocionales podría ser flexible en cuanto a la edad de jubilación.

Acceso a Vídeo del evento

Valoración del artículo

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 400%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

1 votos

86 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter