Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Informe de Riesgos Globales 2021 del World Economic Forum-WEF

Cada año el Foro Económico mundial, con carácter previo a su encuentro de Davos, publica su informe con los principales riesgos globales, basado en las respuestas dadas por líderes de opinión encuestados pertenecientes al ámbito empresarial, académico, social y otros ámbitos.  Resumimos las principales conclusiones del Global Risk Report 2021, decimosexta edición de este informe, que ha sido recientemente publicado.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Compartir

Imprimir
Informe de Riesgos Globales 2021 del World Economic Forum-WEF

@cristofer - www.unsplash.com

4,7 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 66%
  • 4 33%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

3 votos

323 visualizaciones

Gráfico Resumen de principales Riesgos Globales (impacto y probabilidad)


Introducción

La pandemia de COVID-19 amenaza con retrasar años de progreso en la disminución de la pobreza y de la desigualdad y con debilitar aún más la cohesión social y la cooperación mundial.

La pérdida de puestos de trabajo, una brecha digital cada vez mayor, la interrupción de interacciones sociales y cambios abruptos en los mercados podrían tener consecuencias nefastas y suponer oportunidades perdidas para gran parte de la población mundial.

Las ramificaciones de la pandemia en forma de malestar social, fragmentación política y tensiones geopolíticas, influirán en la eficacia de las respuestas a las otras amenazas clave de la próxima década: ciberataques, armas de destrucción masiva y, sobre todo, el cambio climático.

El Informe de riesgos globales 2021, incluye los resultados de la última Encuesta de percepción de riesgos globales (Global Risks Perception Survey-GRPS), y un análisis sobre las crecientes divisiones sociales, económicas e industriales, sus interconexiones y sus implicaciones en la capacidad del mundo para resolver los principales riesgos globales que requieren cohesión social y cooperación global. El informe concluye con propuestas para mejorar la resiliencia, extraídas de las lecciones de la pandemia y del análisis de riesgos históricos.

Estos son los hallazgos clave de la encuesta y su análisis

Percepciones de riesgos globales

Entre los riesgos de mayor PROBABILIDAD de los próximos diez años se encuentran el clima extremo, el fracaso de la acción climática y el daño ambiental provocado por el hombre; así como la concentración de poder digital, la desigualdad digital y el fracaso de la ciberseguridad.

Entre los riesgos de mayor IMPACTO de la próxima década las enfermedades infecciosas ocupan el primer lugar, seguidas por el fracaso de la acción climática y otros riesgos ambientales, así como las armas de destrucción masiva, la crisis de los medios de vida, la crisis de la deuda soberana y avería de la infraestructura de tecnologías de la Información.

Las amenazas MÁS INMINENTES, es decir las más probables en los próximos dos años, incluyen la crisis de empleo y de medios de vida, la desilusión generalizada de la juventud, la desigualdad digital, el estancamiento económico, los daños ambientales provocados por el hombre, la erosión de la cohesión social y los ataques terroristas.

Los riesgos económicos ocupan un lugar destacado en el período de 3 a 5 años, incluidas las burbujas de activos financieros, la inestabilidad de los precios, las crisis de los productos básicos y las crisis de la deuda. Les siguen los riesgos geopolíticos, incluidos los conflictos y las relaciones entre estados, y la geopolización de los recursos.

En un horizonte de 5 a 10 años, dominan los riesgos ambientales como la pérdida de biodiversidad, las crisis de recursos naturales y el fracaso de la acción climática. Junto con ellos están las armas de destrucción masiva, los efectos adversos de la tecnología y el colapso de Estados o Instituciones multilaterales.

Se prevé un aumento de la fragilidad económica y las divisiones sociales

Las disparidades existentes en la atención médica, la educación, la estabilidad financiera y la tecnología han llevado a que la crisis de COVID-19 tenga un impacto desproporcionado en ciertos grupos y países.

Los impactos económicos y de salud a largo plazo de COVID-19 seguirán teniendo consecuencias devastadoras. La onda expansiva económica de la pandemia aumentará inmediatamente la desigualdad, pero también puede hacerlo una recuperación desigual.

Casi el 60% de los encuestados en la encuesta de percepción de riesgos globales (GRPS) identificaron las “enfermedades infecciosas” y las “crisis de los medios de vida” como las principales amenazas a corto plazo para el mundo. La pérdida de vidas y medios de subsistencia aumentará el riesgo de “erosión de la cohesión social”.

La creciente brecha digital y la adopción de la tecnología preocupan

COVID-19 ha acelerado la Cuarta Revolución Industrial, expandiendo la digitalización de la interacción humana, el comercio electrónico, la educación on-line y el trabajo a distancia.

Estos cambios transformarán la sociedad y auspician enormes beneficios (la capacidad de teletrabajo y el desarrollo rápido de vacunas son dos ejemplos) pero también corren el riesgo de multiplicar y/o crear desigualdades.

Los encuestados calificaron la “desigualdad digital” como una amenaza crítica a corto plazo. Una brecha digital que sea cada vez mayor puede empeorar las fracturas sociales y socavar las perspectivas de una recuperación inclusiva. El progreso hacia la inclusión digital se ve amenazado por la creciente dependencia digital, la automatización acelerada, la supresión y manipulación de la información, las lagunas en la regulación tecnológica y en las habilidades y capacidades tecnológicas.

Una generación de jóvenes doblemente molesta está emergiendo en una era de oportunidades perdidas

Muchos jóvenes están ahora ingresando en el mercado laboral en una “edad de hielo” para el empleo. Adultos jóvenes en todo el mundo están experimentando su segunda gran crisis mundial en solo una década.

Ya expuestos a la degradación medio ambiental, a las consecuencias de la crisis financiera, al aumento de la desigualdad, esta generación enfrenta serios desafíos para su educación, sus perspectivas económicas y su salud mental.

Según la encuesta GRPS, la comunidad mundial está ignorando en gran media el riesgo de "desilusión juvenil", pero este se convertirá en una amenaza crítica para el mundo en el corto plazo.

Los logros de la sociedad por los que se ha luchado arduamente podrían desaparecer si la generación actual carece de caminos adecuados para las oportunidades futuras y pierde la fe en las instituciones económicas y políticas.

El clima sigue siendo un riesgo inminente a medida que la cooperación mundial se debilita

El cambio climático sigue siendo un riesgo catastrófico. Aunque los confinamientos y cerrojazos en todo el mundo hicieron que las emisiones globales cayeran en la primera mitad de 2020, las evidencias de la crisis financiera de 2008-2009 advierte que las emisiones podrían recuperarse.

Un cambio hacia economías más verdes no se puede retrasar hasta que hayan desaparecidos los impactos de la pandemia. El “fracaso de la acción climática” es el riesgo a largo plazo más impactante y el segundo más probable identificado en la encuesta GRPS.

Las respuestas a la pandemia han provocado nuevas tensiones internas y geopolíticas que amenazan la estabilidad. Es probable que la división digital y una futura “generación perdida” pongan a prueba la cohesión social dentro de las fronteras de cada pais, exacerbando la fragmentación geopolítica y la fragilidad económica global.

Los encuestados de GRPS señalan una perspectiva geopolítica desafiante marcada por la “fractura de las relaciones entre Estados”, el “conflicto interestatal” y la “geopolitización de los recursos”, como amenazas críticas para el mundo en tres a cinco años.

En la economía post Covid19 puede surgir un panorama industrial polarizado

A medida que las economías emergen del impacto de COVID-19, las empresas se enfrentan a una reestructuración. La crisis ha dado un nuevo impulso a las tendencias previamente ya existentes como las agendas nacionales enfocadas detener las pérdidas económicas, la transformación tecnológica y los cambios en la estructura social, incluidos los comportamientos de los consumidores, la naturaleza del trabajo y el papel de la tecnología tanto en el trabajo como en el hogar.

Los riesgos comerciales y empresariales que emanan de estas tendencias se han visto amplificados por la crisis e incluyen el estancamiento en las economías avanzadas y la pérdida de potencial en los mercados emergentes, el colapso de las pymes, la ampliación de las brechas entre las más grandes y más las pequeñas empresas, la reducción del dinamismo del mercado, y la exacerbación desigualdad, dificultando el logro del desarrollo sostenible a largo plazo.

Existen oportunidades para invertir en un crecimiento inteligente, limpio e inclusivo que mejorará la productividad y la entrega de agendas sostenibles.

Existen vías disponibles mejores para gestionar los riesgos y mejorar la resiliencia

La mayoría de los países han luchado solos por su cuenta en los aspectos de la gestión de crisis durante la pandemia mundial.

Esta edición del Informe de Riesgos Globales reflexiona sobre la preparación global al analizar cuatro áreas clave de la respuesta al COVID-19: la autoridad institucional, la financiación de los riesgos, la recopilación e intercambio de información, y los equipos y vacunas.

Luego, analiza las respuestas que se están dando a nivel nacional, y extrae aprendizajes de cinco dominios: toma de decisiones de gobierno, comunicación pública, capacidades del sistema de salud, gestión de bloqueo y asistencia financiera a los vulnerables.

Sin embargo, si los aprendizajes de esta crisis solo informan a los decisores cómo prepararse mejor para una próxima pandemia, en lugar de mejorar los procesos de gestión del riesgo, las capacidades y la cultura, el mundo volverá a planificar para la última crisis en lugar de anticipar la próxima.

La respuesta a COVID-19 ofrece cuatro oportunidades de gobernanza para fortalecer la resiliencia general de los países, las empresas y la comunidad internacional:

  1. Formular marcos analíticos que adopten una visión holística y basada en sistemas de los impactos del riesgo.
  2. Invertir en “campeones del riesgo” de alto perfil para fomentar el liderazgo nacional y la cooperación internacional.
  3. Mejorar la comunicación de riesgos y combatir la desinformación.
  4. Explorar nuevas formas de colaboración y asociación público-privada sobre preparación ante riesgos.

Acceso al Informe de Riesgos Globales 2021

Valoración del artículo

4,7 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 66%
  • 4 33%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

3 votos

323 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter