Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

La importancia de ahorrar... y de protegerse ante ciertas contingencias

Los imprevistos pueden tener graves consecuencias financieras si no hemos sido previsores. Aprende a protegerte de ellos

Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Imprimir
La importancia de ahorrar... y de protegerse ante ciertas contingencias

© Joost Crop - www.unsplash.com

El ahorro para la jubilación es, posiblemente, la meta financiera más importante en la vida de una persona. No lo solo porque, idealmente, debería extenderse a lo largo de toda la carrera profesional de los trabajadores, desde el preciso instante de incorporarse al mercado laboral hasta el momento de retirarse, lo que la convierte en la meta más dilatada de todas, sino por el fin que persigue: asegurar tranquilidad financiera en un entorno de incertidumbre en las pensiones, que posiblemente vean reducida su cobertura a lo largo de las próximas décadas, y en un momento de la vida de alta vulnerabilidad. Porque lo que no hayamos hecho al llegar a la jubilación, será difícil hacerlo, dado que se trata de una etapa en la que se reducen notablemente las posibilidades de generar nuevos ingresos.

Desde esta iniciativa tratamos con frecuencia la necesidad de planificar la jubilación de forma ordenada y sin necesidad de sufrir estrecheces. Las claves: antelación y constancia. Un pequeño ahorro mensual practicado de forma constante durante las décadas que se prolonga la vida laboral es suficiente para alcanzar un ahorro en la jubilación que pueda marcar la diferencia. Idealmente, deberíamos destinar a la futura jubilación entre el 7% y el 10% de los ingresos recurrentes. También, en caso de ser posible, aportar ciertas cuantías extraordinarias en caso de ingresos no periódicos o inesperados.

Tener en cuenta los imprevistos

Dejando a un lado la circunstancia de que a lo largo de la vida habrá muchos momentos en los que concurran diversos objetivos de ahorro, que habrá que saber priorizar correctamente, es necesario tomar medidas para poder hacer frente a uno de los principales enemigos del ahorro (y de muchas otras cosas): los imprevistos. Para ello, hay dos medidas fundamentales que debemos adoptar:

1. Crear un fondo de ahorro para emergencias

De hecho, este debe ser el primer objetivo de ahorro a cumplir. Es complicado hacer frente a imprevistos sin un capital del que poder disponer. De hecho, en ocasiones muchas personas deben recurrir a fuentes de financiación para hacer frente a imprevistos, lo que realmente agrava la estabilidad financiera, al tener que asumir los costes de la financiación. Un fondo para emergencias permite evitar estos quebraderos de cabeza. ¿Qué tamaño debe tener el fondo? Dependerá de lo que entienda cada persona como “ahorro de tranquilidad”. En cualquier caso, debe ser un ahorro estable y del que no se disponga en situaciones ordinarias.

2. Contar con determinadas coberturas de seguro que nos ofrezcan tranquilidad y se la ofrezcan a nuestra familia ante el acaecimiento de determinadas contingencias

El seguro nos protege silenciosamente de determinadas situaciones que pueden ocasionar problemas financieros serios. Lo que hacemos al pagar la prima es “comprar” tranquilidad, con la esperanza de que no acaezca la contingencia. Es decir, lo bueno del seguro es no tener que beneficiarse de él, pero tener la tranquilidad de que estamos protegidos.

En realidad, casi cualquier contingencia puede ser asegurada. Solo se trata de determinar las probabilidades de que acaezca sobre un determinado asegurado. Aseguramos nuestro coche por si nos lo roban, o nuestro hogar por si sufre un robo o un incendio. Son hechos que, afortunadamente, ocurren con poca frecuencia, pero que podrían ocasionar un perjuicio financiero muy importante de no estar cubiertos.

Pero hay situaciones que son, posiblemente, todavía más graves, y que pueden generarnos o generar a los nuestros una situación de vulnerabilidad financiera: hablamos de incapacidades permanentes o fallecimiento. Cubrir estas situaciones es especialmente importante en el caso de hogares en los que las rentas dependen en exclusiva o en buena medida de un miembro de la familia. Una contingencia sobre el generador de rentas puede dejar a la familia en una situación muy delicada.

Ahorro y seguro, sinónimos de tranquilidad que debemos tener muy presentes en nuestra vida.  

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

No hay comentarios aún

09 de noviembre de 2018

Accede a nuestros simuladores