Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Las bondades de las rentas vitalicias en la jubilación

Hay variados argumentos, tanto de planificación financiera como fiscales, para optar por percibir rentas vitalicias en la jubilación

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Las bondades de las rentas vitalicias en la jubilación

© mokokomo - www.shutterstock.com/es

3 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 100%
  • 2 0%
  • 1 0%

1 votos

261 visualizaciones

Una vez alcanzada la jubilación, y tras lo que debería haber sido un largo proceso de planificación financiera, ahorro, sacrificio y tras haber sorteado las numerosas vicisitudes que se plantean a lo largo de la vida laboral, llega el momento de realizar una nueva planificación: ¿de qué forma vamos a recuperar el ahorro para la jubilación que principalmente irá destinado a complementar la pensión pública?

Habrá diversas formas en las que podamos recuperar el ahorro, que dependerán también del producto del que se trate, pues en algunos casos no aplicarían todas y en otros habrá incentivos a hacerlo de una u otra manera:

  • En forma de capital: O lo que es lo mismo, recuperar el ahorro en un pago único. En función de cuándo se perciba, podrá ser un capital inmediato (en el momento de ordenar su reembolso) o un capital diferido (a un momento futuro elegido por el interesado).
  • En forma de renta: Las rentas pueden ser de diferentes tipos: temporales o vitalicias, de cuantía y duración garantizada, o bien rentas cuya cuantía o duración no están garantizadas sino que dependen de la evolución del valor y rentabilidad del vehículo en el que se encuentre invertido el ahorro.
  • En forma mixta: Lo que implica percibir una parte en forma de capital y otra en forma de renta.
  • En disposiciones: sin una periodicidad determinada.

Por qué elegir rentas vitalicias

Las rentas vitalicias ofrecen importantes ventajas en distintos ámbitos:

Desde el punto de vista de la planificación

Una renta periódica es la mejor forma de complementar la pensión pública y evita además la situación que puede producir que disponer del dinero “de golpe” nos desvíe del verdadero objetivo de ese ahorro: completar los ingresos de la pensión pública hasta el nivel que deseamos. En este caso, la renta periódica pasa a formar parte de los ingresos mensuales de forma recurrente, con lo que también podremos programar la economía doméstica de manera más ordenada.

Desde el punto de vista fiscal

Existen numerosos argumentos para optar por esta modalidad que agradeceremos en el momento de liquidar nuestras obligaciones tributarias.

Por un lado, en productos de inversión colectiva como planes de pensiones, el rescate en forma de renta tiene un impacto fiscal mucho más progresivo que el rescate en forma de capital, pues queda diluido en diferentes ejercicios, mientras que cuando se opta por el rescate en un cobro único, el impacto fiscal se concentra exclusivamente en el ejercicio fiscal en el que se produce el rescate, incrementando de forma considerable la base imponible y por tanto la factura a pagar a Hacienda.

Por otro lado, los seguros de rentas vitalicias están muy favorecidos fiscalmente en el momento del rescate. En función de la edad del asegurado en el momento del rescate, y siempre que hayan pasado al menos 5 años desde su constitución, se tributará como rendimiento del capital mobiliario por un porcentaje de la renta percibida:

  • Los menores de 40 años tributan por el 40% de la renta obtenida.
  • Entre 40 y 49 años, se tributa por el 35% de la renta obtenida.
  • Entre 50 y 59 años, se tributa por el 28% de la renta obtenida.
  • Entre 60 y 65 años, se tributa por el 24% de la renta obtenida.
  • Entre 66 y 69 años, se tributa por el 20% de la renta obtenida.
  • A partir de 70 años, se tributa por el 8% de la renta obtenida.

Además, una medida introducida en la última reforma fiscal de 1 de enero de 2015 incentiva a los mayores de 65 años a contratar este tipo de productos, ya que es posible reinvertir en rentas vitalicias el capital procedente de la venta de patrimonio (fondos de inversión, acciones, o vivienda habitual) sin tener que tributar por la enajenación de esos bienes o productos con el límite de 240.000 euros.  

Valoración del artículo

3 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 100%
  • 2 0%
  • 1 0%

1 votos

261 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

Carlos 07 de abril de 2019 | 14:33
Gran articulo, muchas gracias. Solo una pequeña duda. En el caso de las rentas vitalicias, el % de impuestos que vamos a pagar sera sobre toda la renta anual que recibimos? Esa renta anual que vamos a recibir entiendo que estará formada tanto por el capital aportado, así como el rendimiento que se ha generado. Entonces si lo entendí bien estaremos pagando impuestos sobre nuestro capital aportado también, no? Siendo así, no entiendo donde esta la ventaja fiscal; ya que estamos pagando impuesto sobre el capital aportado, cosa que no sucede en otros productos. Gracias Carlos
Instituto BBVA de PENSIONES 18 de abril de 2019 | 22:09

Estimado Carlos,

En efecto, en rentas vitalicias el porcentaje de tributación aplica a principal,e intereses.

La bondad del producto no radica tanto en su fiscalidad por separado, sino cuando se compara con otros activos, tales como el rescate del plan de pensiones o la venta de inmuebles, donde los impuestos que se paguen pueden ser mucho mayores.

Lo ventajoso de estos productos está  en constituirlos cuando se tiene más de 65 años, con cargo a capitales procedentes de inmuebles, fondos de inversión, etc. En este caso se aplica una exención por reinversión en rentas vitalicias. Ver siguiente info de la AEAT:

 https://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/Ayuda/Manuales__Folletos_y_Videos/Manuales_de_ayuda_a_la_presentacion/Ejercicio_2017/_Ayuda_Modelo_100/11__Informacion_adicional_Anexo_C_1/11_4__Exencion_por_reinversion_en_rentas_vitalicias/11_4__Exencion_por_reinversion_en_rentas_vitalicias.html

 Muchas gracias por su interés en BBVA Mi jubilación