Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Las mujeres tienen un mayor riesgo de pobreza durante la jubilación

Un estudio del IESE y VidaCaixa titulado 
“Impacto de las pensiones en la mujer. Jubilación y calidad de vida” advierte de la vulnerabilidad de las mujeres ante la jubilación.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Las mujeres tienen un mayor riesgo de pobreza durante la jubilación

Las mujeres tienen un mayor riesgo de pobreza durante la jubilación, por varias razones. En primer lugar, porque el salario femenino supone, en media, un 77% del salario masculino y esta diferencia salarial conlleva desigualdades en las futuras prestaciones de jubilación. Así, la pensión media de los hombres es de 1.067 euros, mientras que la de las mujeres es de 659 euros, un 38% inferior, con el consiguiente riesgo de pobreza femenina.

Una tercera razón es que la mayoría de conflictos de conciliación entre trabajo y familia se resuelven porque la mujer, o bien renuncia durante un periodo de tiempo a un trabajo remunerado, o bien reduce su jornada laboral. Y eso hace que los hombres hayan trabajado una media de 43,4 años, mientras que las mujeres sólo lo han hecho de forma remunerada un promedio de 12,8 años, la cifra más baja de Europa.

Además de que su pensión pública es menor debido a sus circunstancias laborales, el ahorro privado de la mujer también es más bajo: la aportación media de un hombre entre los 50 y los 65 años a su plan de pensiones privado es un 21% superior al de la mujer.

Además, como media, se prevé que la mujer viva cinco años más que el hombre y tenga de repartir sus  menores recursos en un periodo de tiempo más largo.Y además, tiene peor salud: mientras un 65% de los hombres de entre 65 y 74 años sufre alguna enfermedad o problema de salud crónico, las mujeres que los padecen son el 71%. Por tanto, son ellas quienes tienen mayores posibilidades de acabar como dependientes y caer en niveles de pobreza.

Son las conclusiones de un estudio del IESE y VidaCaixa titulado "Impacto de las pensiones en la mujer. Jubilación y calidad de vida", presentado recientemente por Nuria Chinchilla, profesora del IESE Business School (Universidad de Navarra), Tomás Muniesa, vicepresidente Ejecutivo-Consejero Delegado de VidaCaixa, y Jaime Lanaspa, director general de la Fundación "la Caixa" (en la foto). El estudio analiza las necesidades de las personas y de las familias, haciendo especial énfasis en la situación de las mujeres, y estudiando fórmulas que permitan mantener su poder adquisitivo tras la vida laboral activa.

¿Por qué cobran menos de pensión pública?

Según el estudio, el sistema de pensiones público es una herramienta básica para asegurar los ingresos durante la jubilación. Sin embargo, dicho sistema perpetúa y amplía las desigualdades que se producen en el mercado laboral entre hombres y mujeres, porque las mujeres participan menos tiempo en el mercado laboral, dedican menos tiempo a un trabajo remunerado y obtienen menos ingresos que los hombres. Estas causas repercuten directamente en el cálculo de la pensión pública y, en consecuencia, en una disminución de su calidad de vida, haciendo más vulnerables a las mujeres en la etapa vital que requiere una mayor protección.

La brecha salarial sigue siendo una realidad tanto en España como en la Unión Europea. Una discriminación que no se debe estrictamente a razones de género, sino que es más bien consecuencia de la realización de diferentes tipos de jornadas o de trabajos. La diferencia salarial entre hombres y mujeres se ha ido reduciendo en las dos últimas décadas. Sin embargo, en la Unión Europea-27 la brecha salarial se sitúa en el 16% y en España en el 23%, muy por debajo de la brecha en las pensiones del 39% de media en la Unión Europea y del 34% en el caso español. Esto indica que, por sí sola, la equiparación de salarios no garantiza la igualdad de pensiones: la pensión media en España en 2012 fue de 858 euros. Sin embargo, la pensión media de los hombres fue de 1.067 euros, mientras que la de las mujeres sólo fue de 659 euros, lo que supone un gap del 38%.

Lo que ocurre es que la mayoría de conflictos de conciliación entre trabajo y familia se resuelven porque la mujer renuncia durante un período de tiempo a un trabajo remunerado o bien reduce su jornada laboral. Esta tendencia se vuelve en contra de la mujer en particular, y de la familia en general, al ver reducida su renta actual y su futura pensión de jubilación. Trabajar menos horas fuera de casa y durante menos años tiene un impacto negativo en la renta actual y futura. Además, hasta 2013 no han estado suficientemente reconocidos, a efectos de cotización, los períodos dedicados al cuidado de los hijos pequeños, ya que sólo se consideraba cotizado el primer año de los tres a los que se tiene derecho de excedencia para el cuidado de hijos. Cuidar a los hijos también cuenta para la jubilación

El sistema de pensiones público, al basarse en las cotizaciones que dependen del salario percibido, perpetúa las desigualdades salariales del mercado laboral, dice el estudio. Este hecho tiene un importante impacto negativo para las mujeres pensionistas ya que, exceptuando los tramos más bajos, las prestaciones por jubilación siempre son inferiores al salario percibido durante la etapa laboral. Así pues, muchas mujeres pueden llegar a percibir una pensión que no les permita el acceso a un nivel mínimo de calidad de vida. 

La conclusión es que en la mayoría de países europeos, la mujer se encuentra en una situación más vulnerable que la de los hombres cuando llega a los 65 años. Incluso en países donde es más amplia la cobertura del llamado estado del bienestar, como Suecia o Noruega, se producen notables diferencias en relación con el riesgo de pobreza entre hombres y mujeres a partir de esa edad. En Europa, la diferencia supera los cinco puntos. En España, el riesgo de pobreza de las mujeres es un 12% superior que el de los hombres, según el estudio. De ahí la importancia de recurrir al ahorro privado para evitar esa situación.

 

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

No hay comentarios aún

24 de abril de 2014 | 00:00

Accede a nuestros simuladores