Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Las seis preguntas que nos debemos plantear a la hora de planificar la jubilación

Preguntas como cuál es el mejor plan, con qué entidad contratarlo, a qué edad empezar o cómo vigilar las comisiones, según la guía elaborada por la asociación europea de asesores financieros EFPA.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Las seis preguntas que nos debemos plantear a la hora de planificar la jubilación

© Kirsty Pargeter - www.photaki.com

0 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

40 visualizaciones

La atonía del mercado laboral y el cambio demográfico al que estamos asistiendo en España están provocando que la relación entre el número de trabajadores y jubilados se reduzca cada día, lo que amenaza que los pensionistas del futuro vayamos a mantener el poder adquisitivo que teníamos asegurado hasta ahora. 

En este escenario, los planes de pensiones ya no son una opción más de ahorro, sino que se ha convertido en una obligación para preservar nuestro nivel de vida después de muchos años de trabajo duro. Es lo que asegura EFPA, la Asociación Europea de Asesores Financieros, dedicada a promover el desarrollo de la profesión de asesor y planificador financiero.

La asociación ha elaborado, a modo de guía práctica, un documento con seis cuestiones básicas que debemos tener en cuenta antes de contratar un plan de pensiones.

1.¿Cuál es el mejor plan de pensiones?

Es importante aclarar que no existe el producto perfecto. Con qué edad tenemos previsto contratar el plan, cuál es nuestro perfil de riesgo y cuál es nuestra capacidad de ahorro son las tres preguntas que nos debemos plantear cuando nos disponemos a contratar nuestro plan. El producto elegido tiene que encajar en nuestra estrategia, teniendo en cuenta qué porcentaje de bolsa y renta fija deseamos, ya que la tasa mínima de rentabilidad exigida debe ser mayor que la inflación para evitar rentabilidades negativas. Eso sí, a más riesgo (más porcentaje de renta variable), obtendremos mayor rentabilidad con el colchón de que las posibles pérdidas se recuperarán con mayor facilidad a lo largo del tiempo.

2.¿Cuál es la edad ideal para contratar un plan?

Cuanto antes, mejor, ya que el esfuerzo de ahorro que tendremos que realizar será menor. Una persona joven podrá adoptar mucho más riesgo para obtener una mejor rentabilidad a largo plazo e ir trasladando con el paso del tiempo su cartera a posiciones más conservadoras. Aunque siempre habrá que tener en cuenta la aversión al riesgo del ahorrador en cuestión, más allá de la edad de contratación de nuestro plan. Para aquellos que se encuentren en los últimos años de su vida laboral, resultan una buena opción los planes de pensiones de renta fija a corto plazo (24 meses) y los planes de previsión asegurados (más conocidos como PPA).

3.¿Es importante la entidad con la que contratamos el plan?

Una vez que hayamos analizado qué tipo de plan de pensiones se puede adaptar mejor a nuestros intereses, es importante diversificar el riesgo, tanto en el tipo de plan (se pueden contratar varios planes –de renta fija, renta fija mixta, renta variable mixta, renta variable…-, siempre que no superemos el límite anual de 10.000 euros o 12.500 si tenemos más de 50 años), como en las entidades gestoras, “no debemos poner todos los huevos en la misma cesta”. Es importante analizar la calidad de la/s gestora/s por la que nos interesemos, sobre todo si sus planes ocupan unas buenas posiciones en el ranking de rentabilidad a largo plazo y solvencia. La información clara, puntual y de calidad de la entidad también debe ser fundamental para evitar sustos.

4.¿Qué pasa con las comisiones?

Cuando contratemos un plan de pensiones, debemos estar muy atentos a las comisiones de gestión y depósito. Pero ojo, no siempre un plan con una comisión más baja tiene que ser el más adecuado. Debemos tener en cuenta que las comisiones en planes de renta fija deben ser inferiores a los planes de renta variable ya que éstos últimos deben tener, sobre todo, una gestión dinámica y activa para obtener buenas rentabilidades que mitiguen el efecto de las comisiones. Existen planes de pensiones en los que la comisión de gestión es muy baja y perciben un diferencial a final de año en función de la rentabilidad obtenida comparada con un objetivo previamente marcado (las llamadas comisiones de éxito), con el tope legal del 2%.

5.¿Nos interesan los regalos de campaña?

Nunca debemos elegir nuestro plan de pensiones por los regalos que ofrecen algunas entidades en la campaña de captación, que suele coincidir con el final del año. Estos planes normalmente van ligados a una obligación de permanencia que quita la libertad del ahorrador para cambiar de plan en el caso de que no responda a sus expectativas iniciales. De igual modo, no debemos vincular obligatoriamente nuestro plan de pensiones con la entidad que tiene nuestra hipoteca o un crédito. El ahorro para la jubilación es lo suficientemente importante para que no vaya supeditado a productos que nada tienen que ver con nuestro plan de pensiones. Haciendo números, las comisiones que pagamos pueden superar el hipotético ahorro del producto principal de esa vinculación.

6.¿Existen alternativas a los planes de pensiones?

Sí. Más allá de los planes de pensiones tradicionales encontramos los planes de previsión asegurados (PPA), que tienen la ventaja de que aseguran un tipo de interés para toda la duración del contrato y, año a año, remuneran a un tipo asegurado más alto que comunican al ahorrador antes de cada vencimiento anual. Tienen las mismas ventajas fiscales que los planes de pensiones. Los seguros de vida de ahorro no gozan de ventajas fiscales pero permiten el rescate en cualquier momento. Una alternativa que cada vez tiene más adeptos son los Planes de Ahorro Individual Sistemático (PIAS). Son contratos celebrados con entidades aseguradoras para constituir a término (duración mínima de 10 años), con las aportaciones realizadas y la rentabilidad obtenida, una renta vitalicia asegurada con la ventaja de que tributará en base al régimen fiscal de las rentas vitalicias y no sobre los rendimientos obtenidos al final del contrato.

EFPA España es una entidad independiente, dedicada a promover el desarrollo de la profesión de asesor y planificador financiero en España, afiliada a EFPA Europa. Cualifica a los profesionales mediante un estándar europeo que garantiza a los clientes, al mercado y al regulador un alto nivel de competencias y conocimientos para actuar profesionalmente. La asociación cuenta en España con cerca de 10.000 miembros certificados. 

Valoración del artículo

0 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

40 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

nuria 19 de noviembre de 2013 | 09:52
He encontrado este artículo muy interesante y muy fácil de entender. Se trata de las 6 preguntas que todos nos deberíamos hacer antes de contratar un plan de pensiones.