Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Los tres pilares de la previsión social: del ámbito público al privado

El sistema de previsión en España se basa en tres pilares complementarios

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Los tres pilares de la previsión social: del ámbito público al privado

© Ingrampublishing - www.photaki.es

4,8 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

692 visualizaciones

El Estado de Bienestar sentó sus primeras bases en España en el periodo de la Restauración, con el establecimiento de la Comisión de Reformas Sociales del año 1883.

Fue ya en 1963 donde la Seguridad Social moderna comienza a tomar forma, con la Ley de Bases de la Seguridad Social, que se hizo efectiva en 1967 y supone la base del sistema actual.

En el periodo 1964 a 1975 se constituye el entramado institucional que da forma a la Seguridad Social, y es el periodo de 1975 a 1988 en el que se produce la universalización del Estado de Bienestar.

Primer pilar: Seguridad Social

El sistema público de pensiones se encuentra encuadrado bajo el paraguas del Estado, con el objetivo de garantizar la protección ante determinadas contingencias (enfermedad, desempleo, accidentes) y ante determinadas situaciones vitales, como la jubilación.

Este pilar ofrece pensiones contributivas (aquellas en las que es necesario una serie de aportes previos, normalmente mediante cotizaciones, para el acceso a las mismas), y no contributivas (no requieren aportaciones previas y están orientadas a la cobertura de necesidades básicas). Se basa en tres principios básicos:

  1. Principio de reparto: Las cotizaciones de los trabajadores en activo financian las pensiones que se satisfacen en ese momento.
  2. Principio de proporcionalidad: La pensión generada guardará proporción directa con las contribuciones que se han ido realizando y que han dado acceso a la misma.
  3. Principio de contribución: aquellos que no hayan contribuido con sus aportaciones, sólo tendrán derecho a la sanidad y a pensiones no contributivas.

Segundo pilar: Previsión en la empresa

El segundo pilar está constituido por los sistemas de pensiones promovidos por las empresas y que están orientados a generar ahorro privado para la futura jubilación de sus empleados.

Las aportaciones a estos planes pueden ser íntegramente por parte del empleador (promotor), o pueden estar formadas también por aportaciones de los partícipes (empleados).

Este pilar, a diferencia del primero que está basado en un sistema de reparto, se basa en un sistema de capitalización mediante el cual cada trabajador cotiza para sí mismo, a través de aportaciones que se van capitalizando y que constituirán las futuras prestaciones. Éstas dependerán de la cuantía de las aportaciones y de la evolución financiera de las mismas.

Tercer pilar: previsión individual

El tercer pilar está conformado por los productos de previsión que por iniciativa propia contratan los individuos con su entidad financiera o compañía de seguros.

El esquema es similar al del segundo pilar, estando igualmente basado en un sistema de capitalización, en el que el individuo va generando su propia “bolsa de ahorro” que se irá capitalizando hasta el momento del rescate, normalmente en el momento de la jubilación.

El futuro de los tres pilares en España

España es un país con una fuerte prevalencia de la previsión pública que cuenta con un sistema de pensiones generoso en relación a los países de su entorno.

El sistema público de pensiones se encuentra en plena fase de reformas para garantizar su suficiencia y sostenibilidad ante los retos financieros y demográficos a los que se enfrenta. Seguirá teniendo un peso mayoritario, pero necesitará de un fuerte impulso de los dos segundos pilares, que deberán actuar de complemento.

Actualmente el segundo pilar necesita una mayor implementación para ponerse en línea a otros países de nuestro entorno, que en algunos de los cuales se cuenta ya con sistemas de auto afiliación de trabajadores.

El tercer pilar, por su parte, depende exclusivamente de la responsabilidad individual y son esenciales labores de concienciación y educación financiera para dotarlo del protagonismo que merece y necesita.  

Valoración del artículo

4,8 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

692 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Etiquetas

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

No hay comentarios aún

07 de enero de 2019

Etiquetas

Accede a nuestros simuladores