Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Me he quedado en paro: ¿cómo proteger mi futura pensión?

La planificación de la jubilación es un proceso esencial que sirve, entre otras cosas, para poder afrontar imprevistos. El desempleo es uno de ellos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Me he quedado en paro: ¿cómo proteger mi futura pensión?

© Clem Onojeghuo - www.unsplash.com

3,7 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 100%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

1 votos

676 visualizaciones

La situación de desempleo es una contingencia por la que cada vez pasan más trabajadores a lo largo de algún momento de su vida profesional. El “empleo para toda la vida” es algo cada vez más infrecuente y en alguno de los tránsitos profesionales que un trabajador efectúa a lo largo de su vida es habitual pasar por un periodo de desempleo.

Quedarse en paro tiene diferentes implicaciones según el momento vital en el que nos suceda. La reubicación de los jóvenes suele ser más sencilla que la de los trabajadores más experimentados. Pero no es esta la única diferencia. La situación de desempleo tiene implicaciones financieras tanto en el corto como en el largo plazo.

El desempleo en el corto plazo

La principal implicación es sin duda la reducción de ingresos que esta situación supone. Pese a que se encuentra protegida por la prestación contributiva por desempleo (durante un máximo de 24 mensualidades), no se ingresa lo mismo mientras se cobra el paro que con anterioridad al cese. Concretamente la cuantía de la prestación es:

  • Durante los seis primeros meses se percibe el 70% de la base reguladora. Ésta es la media de las bases por las que cotizó el trabajador los 180 días previos al cese.
  • Desde el séptimo mes, se percibe el 50% de dicha base reguladora.

Además es importante tener en cuenta que la prestación está topada a las siguientes cantidades (2018):

  • Cuantía máxima sin hijos: 1.098,09 euros mensuales.
  • Cuantía máxima con un hijo: 1.254,96 euros mensuales.
  • Cuantía máxima con dos o más hijos: 1.411,83 euros mensuales.

El desempleo en el largo plazo

La situación de desempleo puede tener un impacto directo en la futura jubilación del trabajador al que afecta, especialmente si tiene lugar en el periodo de tiempo que se tomará como referencia para el cálculo de la pensión, que desde 2022 será el intervalo de 25 años inmediatamente anteriores a causar el derecho. El impacto en este caso es menor en un trabajador joven, fuera de dicho intervalo, que en un trabajador de, por ejemplo, 50 años.

Las cotizaciones para la jubilación durante el desempleo

En este caso pueden producirse diferentes situaciones:

  • Mientras se perciba la prestación contributiva por desempleo, se cotiza para la jubilación por una base similar a la que se cotizaba con anterioridad al cese. En este caso no existe impacto y se podría seguir cotizando los 24 meses que se puede percibir la prestación.
  • Una vez agotada la prestación contributiva por desempleo, se podría seguir cotizando si se acreditan los requisitos para percibir el subsidio para mayores de 55 años. Ésta es la única ayuda que cotiza para la jubilación y lo hace por la base mínima.
  • Si no podemos acceder a esta ayuda o podemos acceder pero deseamos cotizar por una base más elevada, podremos suscribir un convenio especial con la Seguridad Social mediante el cual asumiremos el abono de las cuotas correspondientes. Las cotizaciones mediante este convenio computan para la jubilación a todos los efectos. Es importante tener en cuenta que el plazo máximo para suscribirlo finaliza pasado un año desde que cesa la obligación de cotizar.

Lógicamente el convenio tiene un coste para quien lo suscribe. Éste será el 28,3% de la base de cotización elegida y ajustado el resultado al 94%. Por ejemplo, para una base de cotización de 1.000 euros, el coste sería:

1.000x28,3%x94% = 266,02 euros mensuales.

La importancia del ahorro

Comenzar a ahorrar para la jubilación con mucha antelación es algo que en general cuesta asimilar con la excusa de que queda mucho tiempo hasta que nos retiremos. Sin embargo, ésta es una de las muchas razones que lo justifican: podemos enfrentarnos a muchos imprevistos a lo largo de la vida y si no hemos sido previsores, en ocasiones puede ser tarde para reaccionar.

Una situación de desempleo puede trastocar nuestros planes para la jubilación, o puede no hacerlo si contamos con un ahorro con el que poder abordar un convenio especial si es necesario o bien complementar una pensión de jubilación penalizada por un periodo de desempleo.

El grueso del ahorro para la jubilación hay que realizarlo precisamente en los años en los que vemos la jubilación lejana. Con ella a la vuelta de la esquina puede ser tarde.  

(*) Rafael Villanueva es Licenciado en Economía, Máster en Finanzas e Inversión Alternativa (FIA) y es experto en pensiones y planificación financiera de “Mi Jubilación”.

(**) Exención de responsabilidad por opiniones de terceros
Las opiniones y pareceres firmados por personas independientes dentro de este site se realizan a título personal, sin que BBVA ni cualquiera de las empresas del Grupo tengan que compartir necesariamente la totalidad o parte de las mismas.  

 

Valoración del artículo

3,7 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 100%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

1 votos

676 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

Carmen 17 de abril de 2018 | 17:35
Tengo 32 años cotizados. Un despido por causas objetivas. Tengo entendido que podría jubilarme a los 63 años siempre y cuando cotice un año que me falta para haber cotizado dos años en los 15 anteriores a la fecha de jubilación. Mi pregunta es si podría merecer la pena cotizar a la SS por un acuerdo especial con el fin de cumplir esta norma ante la imposibilidad de encontrar trabajo con mi edad. Muchas gracias
Instituto BBVA de PENSIONES 17 de abril de 2018 | 18:01

Estimada Carmen,

el requisito de cotizar al menos 2 años en los 15 previos a la jubilación deberá acreditarlo en todo caso, se jubile de forma ordinaria o anticipada.

Para jubilarse anticipadamente en base al cese involuntario, deberá acreditar al menos 33 años de cotizaciones. Entendemos que ese es el año al que se refiere. Solo si ha cesado antes de abril de 2013 y se jubila antes de 2019 aplicaría la norma previa, que le permitiría jubilarse anticipadamente con al menos 30 años de cotizaciones.

El convenio especial podría suscribirlo si no ha pasado más de un año desde el cese de sus cotizaciones y computaría a todos los efectos, también el de acreditar esos 33 años.

Le recomendamos que acuda personalmente al INSS a informarse.

Reciba un cordial saludo.