Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Automatismos vinculados al consumo para ahorrar para jubilación: redondeo al pagar con tarjeta y huchas digitales

Derivar parte de nuestro consumo al ahorro a largo plazo, a través de automatismos determinados a priori por cada uno de nosotros, son una nada desdeñable fuente de ahorro complementario a jubilación o para otras metas financieras que tengamos en el corto o medio plazo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Automatismos vinculados al consumo para ahorrar para jubilación: redondeo al pagar con tarjeta y huchas digitales

@claybanks - www.unsplash.com

4,3 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 83%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 17%

6 votos

144 visualizaciones

Este método de ahorro para jubilación vinculado al consumo es conocido como el cuarto Pilar de un sistema de pensiones. Realmente son parte del tercer Pilar, del ahorro individual voluntario y complementario. (*)

(*) La Pensiones públicas constituyen el primer pilar, y el ahorro a través de instrumentos de previsión social empresarial representa el 2º pilar del sistema de pensiones.

Las nuevas tecnologías nos facilitan el ahorro, a través de mecanismos y funciones automáticas activadas a priori por nosotros como usuarios. A través de una o varias decisiones previas ejecutadas en nuestra app de banca on-line o en la app de un proveedor de este tipo de soluciones, activamos una “inercia” de ahorro “casi sin darnos cuenta de que ahorramos”.

Estos mecanismos pueden ser una fuente de ahorro significativa para muchas personas, especialmente para aquellos que piensan que no tienen capacidad de ahorrar y aquellos a los que les cuesta ahorrar, por tener unos ingresos bajos o por tener gastos elevados y cargas familiares.

Automatismos y conductas por defecto

Estos automatismos son soluciones que están basadas en los llamados “Nudge” (empujoncitos) de la Economía del Comportamiento, cuyos análisis mostraron que a las personas nos cuesta tomar decisiones racionales y que sufrimos el sesgo del presente. Las personas preferimos la gratificación presente a la satisfacción futura. Por ejemplo, muchos de nosotros elegiríamos que nos dieran 1.000 euros hoy antes que 3.000 euros dentro de 24 meses. Esto condiciona nuestro compromiso con nuestro futuro. Tenemos la intención de ahorrar, pero no acabamos de hacerlo y procrastinamos en ese compromiso de ahorro.

Para cambiar esa inercia y lograr ahorrar existen distintos mecanismos, a través de automatismos o conductas automáticas por defecto:

Estas técnicas logran que las personas seamos “empujadas” a ahorrar, aunque sin ser obligadas a ello: disponemos de total libertad de no hacerlo. Se trataría, en definitiva, de cambiar el objeto de la decisión:

  • en lugar de centrar la decisión en ahorrar o no ahorrar…
  • la decisión a tomar, una vez establecida la conducta por defecto, sería entre dejar de ahorrar o no dejar de ahorrar.

 A nivel de tu ahorro particular, a continuación, mostramos varios mecanismos automáticos para el ahorro, sencillos y a la vez muy efectivos:

El redondeo de las compras

Consiste en utilizar, para el pago de tus compras (ej. supermercado), tarjetas de débito que te permitan redondear el importe tus compras hasta la siguiente cifra redonda (hasta el siguiente euro).

Por ejemplo, si el importe de la compra asciende a 29,40 euros, se cobran 30 euros en la tarjeta y los 0,60 céntimos de excedente sobre el precio de la compra se envían a esa hucha virtual (cuenta de ahorro) que tu banco o entidad abre a tu nombre. Algunas entidades permiten redondear por encima del siguiente euro: es decir, poder preestablecer automáticamente que se redondee hasta, por ejemplo, dos o 3 euros más.

También es posible aportar automáticamente la cantidad obtenida con el redondeo a un plan de pensiones, a un plan de ahorro (seguro de jubilación) o a un fondo de inversión.

Si bien no es completamente cierta la afirmación, se suele afirmar que con este sistema “cuanto más consumas, más ahorraras”, ya que a más compras generas más importe redondeado para tu bolsa.

Algunos estudios han estimado que, a través del redondeo de las compras, muchas personas podrían llegar a ahorrar hasta 400 euros anuales. Otros cálculos son más optimistas y calculan que puede generar entre 40 y 80 euros al mes (casi 1.000 euros al año).

Las huchas digitales

Las huchas digitales son cuentas de ahorro u otros productos financieros de ahorro, que están vinculados a una cuenta principal (ejemplo, a tu cuenta nómina). Estas huchas virtuales te permiten enviar automáticamente cada mes:

  • un importe predeterminado de tu nómina o tus ingresos a una cuenta de ahorro asociada a la cuenta principal,
  • o un importe (o porcentaje) de tu saldo disponible a fin de mes,
  • o del sobrante de tus presupuestos (de ingresos y gastos),
  • o cuando superas un saldo máximo que hayas establecido en tu cuenta, transferir ese exceso.

Asimismo, te permite enviar el importe a un plan de pensiones, fondo de inversión o plan de ahorro jubilación vinculados a la cuenta, en lugar de transferirlo a una cuenta de ahorro vinculada.

Un ejemplo de “hucha virtual” es el de Programa tu Cuenta de BBVA

Otras aplicaciones (app) y mecanismos automáticos

Existen apps que acumulan dinero en un plan de ahorro (seguro de jubilación) cuando se consume en los establecimientos asociados al programa. Esos establecimientos y comercios, en lugar del descuento habitual (o adicionalmente a este), premian al consumidor con una aportación a “su plan de ahorro de, por ejemplo, entre un 2 y 5% de la compra realizada. Un ejemplo de esta tecnología es el de la empresa zaragozana Pensumo.

Pensumo también realiza acciones promocionales, en las que premia a sus usuarios con céntimos aportados a su plan de ahorro, cuando hacen ejercicio, reciclan, leen o tienen todos los puntos del carnet de conducir…

Paises donde se han desarrollado iniciativas legislativas de sistemas de ahorro para jubilación vinculado al consumo

Este tipo de sistema  empiezan a desarrollarse en otros paises. El caso más destacado es el de China, que está regulando en su ordenamiento jurídico las “Pensiones por Consumo”, tras un piloto en una de sus regiones, como una parte importante del tercer pilar (ahorro individual voluntario).

El sistema supone un incentivo comercial para los consumidores chinos en forma de descuentos y puntos. Cuando los ciudadanos consumen generan puntos que se convierten en derechos de pensión personal, a través de una plataforma de consumo denominada BANJU , que logrará que a “coste cero” para el usuario, acumule constantemente ahorro en su cuenta personal.

Además, se han presentado Proyectos de Ley en Perú (Ley de Pensiones Complementarias por Consumo) y en Costa Rica. También existen iniciativas en Chile y México.

Valoración del artículo

4,3 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 83%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 17%

6 votos

144 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter