Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Pensiones: Sistema de reparto vs sistema de capitalización

Analizamos las características de estos dos sistemas de previsión

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Pensiones: Sistema de reparto vs sistema de capitalización

© Rafael Angel Irusta Machin - www.photaki.es

0 votos

0 valoración media

115 visualizaciones

Sistema de reparto y sistema de capitalización. Dos maneras de organizar un sistema de pensiones que conocemos bien en España.

El primer pilar de la previsión social, es decir, el sistema público de pensiones administrado por el Estado, se basa en un sistema de reparto. Por su parte, los pilares segundo y tercero de la previsión social, previsión en el ámbito de la empresa y previsión individual, están basados en un sistema de capitalización.

Otros países basan su sistema público de previsión en un sistema de capitalización o bien en un sistema mixto de capitalización y reparto.

¿En qué consiste cada uno de estos sistemas? ¿Cuáles son sus principales características? ¿Qué puntos les diferencian?

Sistema de reparto

En el sistema de reparto, definido de manera sencilla, las cotizaciones de los trabajadores en activo están destinadas a financiar las pensiones existentes en ese momento. Este principio también es conocido como de “solidaridad intergeneracional”, ya que la generación cotizante financia la pensión de la generación jubilada, y a su vez la primera será financiada por la generación que le sigue.

Por tanto, las cotizaciones recaudadas de los trabajadores en activo no se acumulan en un fondo privado para la percepción de futuros pagos a los mismos, sino que son empleadas en financiar las pensiones del momento. No obstante, sí generan derechos futuros para los trabajadores que contribuyen, en forma de cotizaciones que darán acceso a una futura pensión que será financiada por los trabajadores en activo de ese momento.

El trabajador cotiza, normalmente de forma mensual, por una cuantía que resulta de aplicar un tipo impositivo a una base de cotización proporcional a sus retribuciones. En algunos países existe una base de cotización máxima (como en España), mientras que en otros países no existe este límite y la base guarda una mayor relación con las retribuciones.

Las bases de cotización de los trabajadores a lo largo de su vida laboral servirán para el cálculo de la futura pensión, de tal manera que ésta será mayor cuanto mayores hayan sido las contribuciones, si bien la pensión en estos sistemas no guarda una relación tan directa con las cotizaciones como en el caso de los sistemas de capitalización, pues en muchos casos ocurre, por ejemplo, que existe un tope para la pensión máxima fijado por ley, por lo que en el caso de cotizaciones elevadas, la pensión será inferior a lo que un cálculo actuarial de las cotizaciones determinaría.

Las cotizaciones en este sistema son de carácter obligatorio y su financiación suele repartirse entre trabajador y empleador. La cuantía de las contribuciones dependerá de las retribuciones, pues suele ser un porcentaje de las mismas. El acceso a las prestaciones está condicionado a acreditar la condición de jubilado, bien sea a la edad ordinaria, con antelación o con posterioridad, no siendo posible acreditar otras situaciones que den acceso a las mismas.

Sistema de capitalización

En este sistema, cada individuo o contribuyente cotiza para sí mismo, por lo que en este caso las prestaciones guardan una relación directa con las aportaciones que se han ido realizando, además de con la evolución financiera y temporal de las mismas (cómo y cuándo se hayan invertido). En este caso no aparece el componente de solidaridad intergeneracional que apreciábamos en el sistema de reparto.

En el sistema de capitalización, por tanto, sí que existe un fondo (materializado por ejemplo en un plan de pensiones) donde se guardan las aportaciones de cada contribuyente a nivel individual para que generen futuras prestaciones.

En este sistema las aportaciones son generalmente voluntarias, a cargo del trabajador o del empleador, y pueden ser periódicas y/o extraordinarias. El acceso a las prestaciones está generalmente condicionado a acreditar una condición de jubilado legal, mientras que es posible disponer anticipadamente de prestaciones en determinados casos.  

  

(*) Rafael Villanueva es Licenciado en Economía, Máster en Finanzas e Inversión Alternativa (MFIA) y es experto en pensiones y planificación financiera de “Mi Jubilación”.

(**) Exención de responsabilidad por opiniones de terceros
Las opiniones y pareceres firmados por personas independientes dentro de este site se realizan a título personal, sin que BBVA ni cualquiera de las empresas del Grupo tengan que compartir necesariamente la totalidad o parte de las mismas.  

Valoración del artículo

0 votos

0 valoración media

115 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

Perico 03 de diciembre de 2018 | 19:20
Estimados amigos. ¿Cuánto se estima que sería el coste de un paso de reparto a capitalización? De poder responder a esa pregunta, ¿cual es vuestra fuente?
Instituto BBVA de PENSIONES 04 de diciembre de 2018 | 15:32

Estimado Perico,

nuestros expertos abogan por el tránsito hacia un sistema de cuentas nocionales, pero basado, igual que el actual, en un sistema de reparto. No tendría un coste presupuestario como tal. Las aportaciones al sistema de reparto de cada afiliado pasan a contabilizar en su cuenta individual, de manera que el cálculo de su pensión se realiza actuarialmente en función de sus aportaciones pasadas acumuladas.

Reciba un cordial saludo.

Ricardo 26 de noviembre de 2018 | 18:47
He visto en otro comentario que respondéis que “la apuesta de los expertos para por mantener el sistema de reparto, pero basado en cuentas nacionales individuales, complementando consiste más de capitalización” ¿Sabéis de algún informe que lo avale, o de algún artículo de algún experto que lo apoye? Es para un trabajo. ¡Gracias!
Instituto BBVA de PENSIONES 26 de noviembre de 2018 | 19:12

Estimado Ricardo,

le recomendamos utilizar el buscador de la web. Hay diversos trabajos en ese aspecto, en especial de Rafael Doménech o José Antonio Herce. También de los demás miembros de nuestro Foro de Expertos.

Reciba un cordial saludo.

Jose Luis 26 de noviembre de 2018 | 18:43
Muy interesante el artículo. Yo sin embargo veo el sistema de capitalización “cogido con pinzas”, ya que presenta problemas como que no se conoce cuando nos vamos a morir y por lo tanto no sabemos cuánto necesitaremos. Además del problema de que si hay una crisis económica los ciudadanos preferirán ahorrar que aportar a su pensión, lo que supone pan para hoy y hambre para mañana. ¿Vosotros que opinais?
Instituto BBVA de PENSIONES 26 de noviembre de 2018 | 19:01

Estimado Eduardo,

lo ideal según muchos expertos es un sistema público de reparto complementado con un sistema de capitalización tanto en el ámbito individual como en el ámbito de la empresa. 

Al riesgo de longevidad, es decir, al riesgo de agotar el ahorro, se le puede hacer frente a través de fórmulas de rescate del ahorro basadas en rentas vitalicias. En esto se basa también la pensión pública, que es una prestación vitalicia.

Reciba un cordial saludo.

Ignacio 13 de febrero de 2018 | 21:56
Estoy totalmente de acuerdo con el sistema de capitalización, creo que es el más solvente sin ninguna duda y garantiza tu pensión muchísimo más que el sistema de reparto. Pero, como lo que tú cotizas se va directamente al jubilado de ahora, ¿cómo va a cobrar el jubilado que ha cotizado 20 años al sistema de reparto si no estará disponible?
Instituto BBVA de PENSIONES 13 de febrero de 2018 | 22:23

Estimado Ignacio,

cualquier reforma de calado en el sistema de pensiones requeriría un periodo transitoriopara que no hubiera una generación afectada. En cualquier caso, la apuesta de los expertos pasa por mantener el sistema de reparto, pero basado en cuentas nocionales individuales, complementado con sistemas de capitalización.

Reciba un cordial saludo.

MARIO VIDAL 14 de diciembre de 2016 | 17:19
muy bueno
Instituto BBVA de PENSIONES 14 de diciembre de 2016 | 17:48

Estimado Mario,

Le damos la bienvenida al foro y le agradecemos su valoración.

Reciba un cordial saludo.

24 de mayo de 2015

Accede a nuestros simuladores