Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

¿Qué es la volatilidad de una inversión y cómo me afecta?

La volatilidad es una medida del riesgo de una inversión, que a su vez debe ser entendido junto a su rentabilidad. Aprende a manejar estos conceptos

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
¿Qué es la volatilidad de una inversión y cómo me afecta?

© gopixa - www.shutterstock.com/es

0 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

151 visualizaciones

Rentabilidad y riesgo

Una de las variables más utilizadas, que no la única, a la hora de valorar la conveniencia de una inversión es el binomio rentabilidad-riesgo. Y forman un binomio porque en cuestión de inversiones no se puede entender un concepto sin el otro.

La rentabilidad es el beneficio obtenido de una inversión, generalmente expresado en términos porcentuales. Así, hablamos por ejemplo de que una inversión ha rentado un 5%, o lo que es lo mismo, que ha producido 5 euros por cada 100 euros invertidos.

El riesgo es la posibilidad de que nuestra inversión no produzca los resultados que esperamos e incluso, que perdamos parte o todo el capital que hemos invertido inicialmente.

El funcionamiento de este binomio es sencillo:

  • A iguales condiciones de riesgo, hay que optar por la inversión con mayor rentabilidad.
  • A iguales condiciones de rentabilidad, hay que optar por la inversión con menos riesgo.

No obstante, elegir una inversión con un mayor nivel de riesgo no siempre implica obtener mayores rentabilidades que en el caso de una inversión de menor riesgo.

El riesgo que se puede asumir

Existen dos vertientes en el riesgo:

Por un lado, existe la tolerancia al riesgo que tiene cada individuo. Esto es más un factor de tipo psicológico. Así, existen inversores que son capaces de asumir elevados riesgos en busca de una rentabilidad elevada, y que toleran las grandes oscilaciones que pueden sufrir sus inversiones, y existen otros inversores que no son capaces de soportar pequeñas variaciones negativas en el capital que han invertido. Los primeros serán tolerantes al riesgo y los segundos serán inversores con aversión al riesgo.

Por otro lado se encuentra el riesgo que podemos asumir en función de distintas circunstancias: tipo de inversión, horizonte temporal, escenario macroeconómico… Este tipo de riesgo tiene menos de psicológico y más de objetivo: hay inversiones que no son recomendables independientemente de quien las lleve a cabo. Por ejemplo, una persona que tiene 60 años y ha estado ahorrando para su jubilación desde los 30 años, no puede permitirse posicionar su ahorro para la jubilación en activos de alto riesgo, independientemente de lo tolerante o intolerante que personalmente sea respecto al riesgo.

La volatilidad

La volatilidad es una variable para cuantificar el riesgo de una inversión. Describe cuánto se desvía el precio de un activo respecto a su valor medio en un intervalo determinado de tiempo. Cuanto mayor es la volatilidad, mayor es el riesgo, pero también la potencial ganancia, pues la desviación puede ser tanto negativa como positiva.

Fijémonos en las dos siguientes inversiones:

Volatilidad

¿Cuál es la más conveniente? Realmente ninguna de las dos es mejor que la otra, y la decisión dependerá del inversor que las esté analizando. Aquellos que tengan tolerancia al riesgo optarán por la inversión 2 tratando de obtener una rentabilidad más elevada pero asumiendo que pueden incurrir en una pérdida de hasta un 7%. Otros inversores preferirán la mayor seguridad de la inversión 1 sabiendo que su rentabilidad máxima será mucho más modesta.

Este ejemplo gráfico a título meramente ilustrativo muestra de manera muy clara la evolución de una inversión con alta volatilidad (inversión A) y de una con baja volatilidad (inversión B)

Volatilidad

La inversión B no fluctúa significativamente. No ofrece grandes rentabilidades pero la pérdida máxima esperada es pequeña. La inversión A por el contrario muestra una mayor volatilidad. Puede ofrecer una rentabilidad del 40% (año 4) pero también una pérdida del 20% (año 3)

La volatilidad, o en definitiva el riesgo, no tiene por qué ser un elemento negativo. Deberá ser asumido cuando las circunstancias lo aconsejen y en el caso de inversores que lo demanden y, sobre todo, monitorizado y gestionado.  

Valoración del artículo

0 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 0%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

0 votos

151 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

nacho 04 de diciembre de 2015 | 15:41
Creo que el texto y el gráfico no están debidamente coordinados: donde se habla de A se debería hablar de B y viceversa.
Instituto BBVA de PENSIONES 04 de diciembre de 2015 | 15:44

Estimado Nacho,

bienvenido al foro y gracias por la apreciación. Efectivamente se trataba de una errata.

Reciba un cordial saludo.

07 de enero de 2019

Accede a nuestros simuladores

También te puede interesar