Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

¿Qué ocurre en caso de llegar a la edad de jubilación cobrando la pensión de incapacidad permanente?

Cuando se alcanza la edad de jubilación, la pensión de incapacidad permanente cambia de denominación y pasa a denominarse pensión de jubilación.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Compartir

Imprimir
¿Qué ocurre en caso de llegar a la edad de jubilación cobrando la pensión de incapacidad permanente?

4,2 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 69%
  • 4 8%
  • 3 9%
  • 2 7%
  • 1 8%

118 votos

49335 visualizaciones

Salvo algunas excepciones, la pensión de incapacidad permanente es incompatible con la de jubilación. Esto no significa que al llegar a la edad de jubilación se pierda el derecho a la pensión, sino que únicamente es posible cobrar una de ellas siempre que se encuentren bajo el mismo régimen de Seguridad Social. No obstante, en algunos supuestos es compatible la percepción por la misma persona de las pensiones de jubilación e incapacidad permanente.

Al llegar a la edad legal de jubilación la pensión de incapacidad permanente pasará a ser pensión de jubilación

Los beneficiarios que reciben la pensión por incapacidad permanente (ya se incapacidad permanente total para la profesional habitual-IPT-, absoluta -IPA- o gran invalidez ) cuando llegan a la edad de jubilación automáticamente pasarán a recibir la pensión de jubilación. Por lo tanto, desde que ese momento la pensión de incapacidad permanente se denominará pensión de jubilación.

Solo es posible cobrar una pensión bajo el mismo régimen de Seguridad Social.

Aunque cambie de denominación la pensión, se seguirá percibiendo la misma cuantía que venía cobrando, con las mismas las retenciones practicadas sobre el IRPF. Las pensiones de incapacidad permanente absoluta y la gran invalidez están exentas de IRPF. De igual forma, cuando esta pensión de incapacidad permanente absoluta pasa a denominarse pensión de jubilación, tampoco está sujeta a IRPF, por lo que los beneficiarios siguen disfrutando de igual cuantía de pensión.

En el caso de que la incapacidad fuera por accidente de trabajo y enfermedad profesional (las cuales se abonan en 12 pagas), cuando pase a ser pensión de jubilación se recalculará para empezar a percibirla en 14 pagas, aunque el importe total anual continuará siendo el mismo.

¿Qué ocurre con mi jubilación si continúo trabajando tras haberme sido reconocida una incapacidad permanente total?

Puede darse el caso de que un beneficiario de una incapacidad permanente total (IPT) , una vez le haya sido reconocida la misma, desarrolle otra actividad laboral en el mismo régimen de la Seguridad Social, por lo que realizará nuevas cotizaciones. En este caso, al llegar a la edad de jubilación se podrá optar:

  • 1. Bien seguir cobrando la incapacidad permanente total que venía recibiendo, con el único cambio en la denominación de la pensión (que pasará a denominarse pensión de jubilación)
  • 2. O bien cambiar a la jubilación y añadir las nuevas cotizaciones. Esta suele ser la opción más favorable de cálculo de la pensión. Se calculará la prestación teniendo en cuenta todas las cotizaciones del beneficiario, incluidas las que en su momento se emplearon para calcular la pensión de incapacidad permanente que se estaba percibiendo y que a partir de ese momento se extinguiría.

Compatibilidad de una pensión de incapacidad permanente y de jubilación en distintos regímenes

Podría ocurrir que un trabajador perciba una pensión de incapacidad permanente bajo un régimen (por ejemplo, al régimen general como trabajador por cuenta ajena), pero a lo largo de su vida laboral desarrolle otra actividad profesional bajo un régimen diferente (por ejemplo, régimen de autónomos-RETA).

En esta situación, de pluriactividad, sí que se podrá compatibilizar el cobro de las dos pensiones. No obstante, no serán compatibles entre sí cuando para calcular la pensión de incapacidad permanente se tuvieron en cuenta las cotizaciones de los dos regímenes (Régimen General y RETA). Es decir, cuando para calcular esa pensión de incapacidad se utilizaron cotizaciones por las que ahora se quiere solicitar la pensión de jubilación.

Sin embargo, si las cotizaciones del régimen por el que se reconoce la jubilación sirvieron únicamente para cuantificar el importe de la pensión de incapacidad permanente, pudiendo prescindirse de ellas para generar el derecho, es posible el reconocimiento de las dos pensiones, compatibles entre sí, calculando cada una de ellas con las cotizaciones de cada uno de los regímenes. Para ello, habrá que volver a recalcular la pensión de incapacidad permanente sin tener en cuenta las cotizaciones del régimen por el que se reconoce la jubilación.



Valoración del artículo

4,2 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 69%
  • 4 8%
  • 3 9%
  • 2 7%
  • 1 8%

118 votos

49335 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter