Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

¿Qué puedo esperar de un plan de pensiones de perfil decidido?

Analizamos cómo puede evolucionar un plan de pensiones que invierte en activos de riesgo y cuál es el momento adecuado para apostar por él

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
¿Qué puedo esperar de un plan de pensiones de perfil decidido?

© dooder - www.freepik.com

0 votos

0 valoración media

0 visualizaciones

Los planes de pensiones son instrumentos de ahorro colectivo aptos para todo tipo de ahorradores que cuenten con un mínimo de conocimiento o, en su defecto, puedan acceder a los consejos de un asesor especializado.

La ventaja que tienen estos vehículos frente a, por ejemplo, otros productos de inversión directa como las acciones, es que la gestión se encuentra delegada en profesionales, que irán rotando los activos de la cartera en función de las diferentes coyunturas de mercado. Sí será importante por parte del partícipe elegir el plan de pensiones adecuado a sus necesidades, algo que vendrá principalmente determinado por el perfil de riesgo al que responda.

Una errónea elección del plan de pensiones que lleve a que no esté alineado con nuestro perfil de riesgo puede derivar en dos situaciones:

  • Asumir riesgos innecesarios que puedan poner en peligro nuestros objetivos de ahorro y por tanto los planes para nuestra jubilación.
  • Situarnos en activos excesivamente conservadores, con el consiguiente coste de oportunidad en términos de rentabilidad en el que estaremos incurriendo. Es decir, seguramente consigamos una revalorización de nuestro ahorro inferior a la rentabilidad potencial.

El perfil decidido: Consideraciones

Los ahorradores que responden a un perfil decidido son aquellos que tienen la capacidad de soportar los vaivenes que frecuentemente experimentan los activos de riesgo y así tratar de obtener una rentabilidad superior a la que ofrecen los activos sin riesgo o de bajo riesgo. Esto generalmente es así porque disponen de un amplio margen temporal hasta cubrir el plazo del objetivo de ahorro. El tiempo es desde este punto de vista un aliado de los ahorradores dado que permite afrontar periodos de volatilidad que incluso pueden llevar temporalmente el resultado de la inversión a pérdidas.

En el ámbito del ahorro para la jubilación, un perfil de inversor decidido respondería a aquellos trabajadores a los que les queda un largo horizonte hasta su jubilación. Por ejemplo, ahorradores en el intervalo de los 30 a los 40 años, cuya jubilación se encuentra a 35-25 años vista. En estos plazos tan largos, un plan de pensiones decidido pasará por diferentes ciclos, tanto alcistas como bajistas, pero con muy alta probabilidad con un resultado final positivo y arrojando rentabilidades muy superiores a los activos más conservadores, como así demuestran las series históricas.

Evolución Ibex-35

En el gráfico podemos apreciar la evolución del Ibex-35, el índice que recoge la cotización de las 35 empresas más relevantes del mercado español, en los últimos 20 años. En esta evolución se observan diversos ciclos tanto alcistas como bajistas, algunos de ellos muy pronunciados. Un ahorrador que invirtiese en este índice en el año 1995 y vendiese las posiciones en el año 2000, habría obtenido una fuerte ganancia. Por el contrario, aquellos que invirtiesen en el año 2000 vendiendo en 2003, habrían experimentado una importante pérdida. Quien se hubiese mantenido el periodo completo, habría visto evolucionar al alza y a la baja el valor de su inversión, pero acumularía una importante revalorización.

Este gráfico es muy adecuado para comprender cómo se debe realizar una planificación financiera a largo plazo, como la de la jubilación:

  • Con largo horizonte temporal por delante, debemos obviar las oscilaciones en cortos plazos. A lo largo de varias décadas nos enfrentaremos a diversos periodos bajistas ante los que no debe aparecer inquietud: el foco está en el largo plazo.
  • Según el mismo razonamiento, cuando no dispongamos de mucho margen hasta la jubilación, habrá que huir de activos de riesgo y posicionarse en activos conservadores, asumiendo que deberemos aspirar a rentabilidades más modestas. Si no hacemos esta reflexión y nos mantenemos en un perfil que no nos corresponde, puede ocurrir que nuestros últimos años antes de la jubilación sean los años 1995-2000 del gráfico, pero también pueden ser los años 2000-2003. De ninguna manera podemos especular con estos resultados, siendo momento de consolidar el ahorro realizado durante tantos años y con tanto esfuerzo.

Valoración del artículo

0 votos

0 valoración media

0 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

No hay comentarios aún