Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Envíanos tu aportación

Suscripción al boletín del Foro de Expertos

Estás en:

  1. Inicio
  2. En los medios

Volver

Pensiones y empleo tras la crisis del COVID-19

El sistema ya tenía un déficit importante antes de la crisis del COVID-19, en torno a 17,5 mil millones de euros o del 1,4% del PIB en 2019. Tal y como apuntaban el Banco de España o la Comisión Europea, puede afirmarse que el déficit estructural del sistema de pensiones era igual o superior a ese 1,4% del PIB. Antes de la crisis del COVID-19, las previsiones ya indicaban que ese déficit iría en aumento como consecuencia del incremento de la esperanza de vida, de la jubilación de la generación del babyboom. Sin duda, ese déficit del sistema de pensiones aumentará en 2020 como consecuencia de la crisis, por la fuerte caída de las cotizaciones a la Seguridad Social, de manera que puede situarse fácilmente entre el 5% y 6% del PIB y de que las nuevas pensiones entran en el sistema con un desequilibrio actuarial. Por lo que respecta al sistema de pensiones, la mejor solución pasa por transitar cuanto antes a un sistema de reparto sobre la base de cuentas nocionales o individuales, como en Suecia. La pensión inicial se calcula teniendo en cuenta todas las contribuciones realizadas a lo largo de la carrera laboral, garantizando el equilibrio actuarial y financiero del sistema. Se trata de un sistema sencillo, equitativo, transparente, que favorece el empleo, la contributividad y la productividad, e incentiva el aumento de la edad de jubilación.

Compartir

Imprimir

Puedes acceder a más información a través del siguiente enlace: Ver documento

Buscador

Fecha de publicación

Artículos Relacionados