Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

El origen de las pensiones de reparto modernas: el sistema de Bismarck

El primer sistema moderno de Seguridad Social fue creado por Otto von Bismarck en 1881 (último cuarto del siglo XIX), en la Alemania del Kaiser Guillermo. En el mismo está inspirado nuestro actual sistema de pensiones públicas de reparto, que se configuró en 1978 y que ha sufrido desde entonces diferentes reformas.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Compartir

Imprimir
El origen de las pensiones de reparto modernas:  el sistema de Bismarck

@markus_lederer - www.unsplash.com

4,4 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 78%
  • 4 6%
  • 3 11%
  • 2 0%
  • 1 6%

16 votos

786 visualizaciones

En España, la creación de la Seguridad Social data de 1919, con el denominado Retiro Obrero, constituido bajo el Gobierno de Antonio Maura.

El Sistema Bismarckiano en Alemania

El canciller prusiano Otto von Bismark creó un programa de seguro social para la vejez. El principal objetivo de esta institución fue promover el bienestar de los trabajadores y evitar un levantamiento social que pudiera demandar medidas más socialistas.

Una de las principales funciones que desarrollaba este sistema era proporcionar un seguro en forma de rentas que se pagaban en determinadas contingencias como la vejez o la incapacidad.

El sistema introducido por von Bismarck era un sistema contributivo de reparto, es decir, en el mismo existía una relación directa entre las contribuciones de los trabajadores y las pensiones que percibían cuando se retiraban. Asimismo, al ser de reparto, con las cotizaciones en curso de los trabajadores activos se pagaban las pensiones de los jubilados de entonces. En definitiva, fue el primero de todos los sistemas de reparto.

Además de al sistema español de pensiones, el sistema bisckmarckiano inspiro a otros sistemas contributivos de reparto del sur de Europa (como Italia y Portugal) y de centro de Europa (Francia, Suiza y Polonia).

Beveridge en Reino Unido: el otro gran modelo de pensiones

En el extremo opuesto se encontraría el sistema de pensiones, también de reparto, que se propuso en el “Informe Beveridge'', publicado en el Reino Unido en el año 1942, y que se implantó con posterioridad.

El informe Beveridge proponía la introducción de un sistema mínimo, como instrumento de lucha contra la pobreza a modo de red de seguridad, que otorgara una pensión asistencial fija e igual a la mayoría de los trabajadores. El componente redistributivo en el sistema Beveridge resultaba fundamental.

El sistema de pensiones públicas en Reino Unido, y en otros paises anglosajones,  continua basándose en este modelo Beveridge.

Razones de la creación en Alemania del Sistema Bismarckiano

La adopción de uno u otro sistema (Bismarckiano o Beveridge) dependió de diversos factores, entre los cuales los aspectos políticos resultaron cruciales.

Aunque podría resultar sorprendente, el sistema Bismarckiano fue introducido por la presión de la clase media de entonces, con la influencia de los sindicatos de la época.

La influencia de ese movimiento de la clase media contribuyó determinantemente con el movimiento que culminó con la unificación de Alemania. La introducción de este sistema de pensiones contributivo de reparto representó una forma de combatir la disidencia política y de cimentar la alianza de estos grupos sociales con el Reich (Estado Alemán), para contener la revolución socialdemócrata.

El gobierno del Reich jugo un papel muy importante en el diseño y puesta en marcha de todos los sistemas de seguro para las clases medias (jubilación, enfermedad, accidentes, y discapacidad).

Los sistemas contributivos de reparto son ideales para la clase media. El sistema asistencial Beveridge, adecuado tanto para pobres como personas de rentas altas

Los sistemas Bismarckianos o contributivos trataban de satisfacer a la clase media proporcionándole unas rentas suficientes para la jubilación, relacionadas con sus cotizaciones.

En cambio, los sistemas tipo Beveridge o asistenciales trataban de defender al mismo tiempo los intereses de los trabajadores más pudientes como los más pobres:

  •  Los intereses de los más pobres, ya que al ser la pensión igual para todos los trabajadores, incluso aquellos que hubieran contribuido poco al sistema devengaban el derecho a una pensión. 
  • Y de los más pudientes, porque al proporcionar pensiones muy modestas, de subsistencia, las contribuciones necesarias para su financiación son, en consecuencia, menores que las de los sistemas contributivos (bismarckianos) y, por lo tanto, los trabajadores de rentas más altas cuentan con margen suficiente para poder dedicar parte de sus ingresos a contribuciones al ahorro privado (a través de planes de pensiones de empleo y de instrumentos de previsión social personal).
Más información

Historia de las pensiones: la jubilación en la antigua Roma

Valoración del artículo

4,4 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 78%
  • 4 6%
  • 3 11%
  • 2 0%
  • 1 6%

16 votos

786 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter