Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

¿Por qué empezar a ahorrar cuanto antes?

Se consigue acumular más capital (siempre que el ahorro sea constante), el ahorro cunde más e invertir a edades más tempranas permite asumir un riesgo mayor, que en teoría ofrece también más ganancias.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
¿Por qué empezar a ahorrar cuanto antes?

© Wavebreak Media - www.photaki.com

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 100%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

1 votos

348 visualizaciones

Los expertos recomiendan empezar a ahorrar cuanto antes para amasar una buena cantidad de cara a la jubilación, pero ¿por qué lo hacen? ¿Cuál es la razón para que las recomendaciones de los asesores indiquen que el ahorro es más beneficioso cuanto antes empiece? La respuesta es clara: el tiempo es un buen aliado del ahorro porque puede ayudar a reducir sus costes y puede hacer que el ahorro necesario para obtener unos ingresos futuros sea menor. En resumen, el tiempo facilita el ahorro futuro.

Un ejemplo: supongamos que al nacer, sus familiares depositan 1.000 euros en una cuenta de ahorro, que sus padres ponen a invertir en un producto que ofrece rentabilidades anuales del 6%. Si usted no tocara la cuenta hasta cumplir los 65, ese dinero habría crecido hasta 44.145 euros. Si usted hubiera decidido mantener el dinero en una cuenta y lo hubiera puesto a invertir a los 16 años, a los 65 tendría 17.378 euros y si hubiera comenzado a invertirlo a los 40 años, tendría solo 4.292, en un producto con idéntica rentabilidad.

Esto se consigue gracias a tres ventajas de invertir con tiempo: se consigue acumular más capital (siempre que el ahorro sea constante), el ahorro cunde más gracias al poder del interés compuesto y también invertir a edades más tempranas permite asumir un riesgo mayor, lo que teóricamente suele derivar en mayores rentabilidades, siempre que se desee, contando con el colchón de invertir a largo plazo y recuperar potenciales pérdidas.

¿Cómo utilizar el tiempo a mi favor?

El tiempo se puede utilizar a favor del ahorrador por varios motivos. En primer lugar, porque para construir un capital futuro se puede elegir entre el tiempo o el dinero como componente más importante. En el caso de que los ingresos sean modestos, se puede contrarrestar este problema empezando a ahorrar antes. Cuando se es joven, se pueden ahorrar cantidades pequeñas y aun así, terminar con miles de euros. Pero, cuanto más se espera, se tiene que ahorrar más dinero para compensar el tiempo perdido y el esfuerzo que se habrá de hacer en los años más cercanos al retiro será mayor. Si se empieza a ahorrar más tarde, habrá que compensar ese retraso con dinero o buscando mayor rentabilidad que supondrá también un mayor riesgo, peligroso en algunos casos si se está cerca del momento de retiro laboral.

Así, empezar a ahorrar antes permite llegar a un mismo objetivo de capital con menos dinero ahorrado, aunque las condiciones de rentabilidad sean las mismas. Y permite también asumir un riesgo modesto, si se prefiere, o buscar en los primeros años mayor rentabilidad asumiendo riesgo y reduciendo ese atrevimiento en los años más cercanos a la jubilación. En definitiva, empezar a ahorrar antes disminuye el coste del ahorro y contribuye a tener una mayor tranquilidad.

Por ejemplo, una persona que hubiera comenzado a ahorrar con 30 años unos 50 euros al mes, y con una rentabilidad del 3% en esos ahorros, tendría al jubilarse más de 36.000 euros pero otro que hubiera empezado a hacerlo con 50 años, con la misma rentabilidad, apenas llegaría a 11.000 euros, tres veces menos. De tener un objetivo de ahorro cercano a los 40.000 euros, el primero lo habría conseguido, pero el segundo tendría que ahorrar mucho más que 50 euros al mes para alcanzar la cantidad deseada. O buscar productos que ofrezcan rentabilidades  mucho mayores, una decisión en algunos casos peligrosa teniendo en cuenta que solo le quedan 15 años para jubilarse y la volatilidad del mercado financiero podría jugarle malas pasadas.

Valoración del artículo

5 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 100%
  • 4 0%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

1 votos

348 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Comentarios

Cargando...

JUAN ANTONIO 19 de octubre de 2016 | 20:59
Lamentablemente no lo hice en su momento , y ahora mi situacion actual no me lo permite
Instituto BBVA de PENSIONES 20 de octubre de 2016 | 13:23

Estimado Juan Antonio,

bienvenido al foro y gracias por su comentario.

Esperamos que sus circunstancias puedan ser más favorables en un futuro cercano.

Reciba un cordial saludo.

nuria morales 11 de noviembre de 2013 | 13:12
Creo que este tipo de ejemplos resulta muy útil a la vez que muy didáctico para todos aquellos que nos encontramos entre los 30 y 40 años. Parece obvio pero todas los estudios demuestran que no es así, puesto que muy pocos hacemos aportaciones periódicas. Son muchos los que piensan "ya haré aportaciones conforme me vaya acercando a la edad de jubilación"

07 de enero de 2019

Accede a nuestros simuladores