Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

MI JUBILACIÓN RESPONDE

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Razones para optar por un PIAS como ahorro para la jubilación

Los PIAS son un buen complemento a los planes de pensiones en la planificación de la jubilación. Estas son las razones.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
Razones para optar por un PIAS como ahorro para la jubilación

© freepik - www.freepik.com

0 votos

0 valoración media

1 visualizaciones

Cada vez son más los españoles que, concienciados por la necesidad de contar con un capital adicional a la pensión pública que les permita tener un futuro retiro a la altura de sus expectativas, se deciden a realizar un plan de ahorro para su jubilación. Para llevarlo a buen puerto, existen dos ingredientes fundamentales: antelación y constancia.

Con la antelación, es decir, iniciar el plan de ahorro para la jubilación tan pronto podamos (idealmente en el momento de ingresar en el mercado laboral) distribuiremos el esfuerzo en un mayor número de años y será por tanto un esfuerzo más gradual. La constancia obrará milagros en el largo plazo, pues es más efectivo realizar un ahorro de pequeñas cantidades de forma recurrente que mayores cantidades pero de forma esporádica.

Vehículos de ahorro para la jubilación

Realmente existen numerosas vías para ahorrar para la jubilación, pues hay diversos productos que pueden canalizar este ahorro de forma adecuada. Los más populares son los planes de pensiones, productos específicamente diseñados para este fin y que tienen en su desgravación fiscal de las aportaciones (hasta un máximo de 8.000 euros anuales) uno de sus principales atractivos.

Una vez excedido el límite de aportación o desgravación de los planes de pensiones, o bien como instrumento principal de ahorro para la jubilación, existen otros productos como depósitos, acciones, fondos de inversión o PIAS, que siempre de la mano de un especialista y en determinadas circunstancias pueden ser adecuados para algunos ahorradores.

Estos últimos productos, los PIAS (Plan individual de ahorro sistemático) están ganando popularidad en los últimos tiempos en base a una serie de ventajas que los hacen especialmente adecuados para el ahorro de la jubilación

¿Qué son los PIAS?

Los PIAS son planes de ahorro a largo plazo que se instrumentan a través de un seguro de vida y cuya finalidad es constituir una renta vitalicia que podrá percibirse a partir de una edad señalada en el contrato.

Ventajas de los PIAS

  • Solo se podrá suscribir un PIAS por contribuyente y se podrán realizar aportaciones periódicas o puntuales, siendo el límite anual máximo de 8.000 euros y el límite global del producto de 240.000 euros. Estos límites de aportación son complementarios a los existentes en otros productos de ahorro como planes de pensiones.
  • Al tomar forma a través de un seguro de vida, el PIAS ofrece un capital asegurado en caso de fallecimiento del titular.
  • Aunque las ventajas fiscales están ligadas a una permanencia mínima en el producto, a diferencia de planes de pensiones o planes de previsión asegurados no es necesario esperar a una cierta edad o al acaecimiento de una contingencia para poder disponer del ahorro acumulado, siendo rescatable en todo momento.
  • Una vez que hayan transcurrido al menos 5 años desde la primera aportación, los rendimientos generados en el PIAS quedarán exentos de tributación siempre que el rescate se produzca para contratar una renta vitalicia. Si no se ha respectado este periodo mínimo, se tributará como rendimiento del capital mobiliario sin ningún tipo de reducción (19% sobre el total de la renta).  
  • El PIAS goza además de las ventajas propias de las rentas vitalicias: quedará exento de tributación un porcentaje de la renta que dependerá de la edad del contribuyente y que puede llegar hasta el 92%, como se indica a continuación: Los menores de 40 años tributan por el 40% de la renta percibida. Entre 40 y 49 años, se tributa por el 35% de la renta percibida. Entre 50 y 59 años, se tributa por el 28% de la renta percibida. Entre 60 y 65 años, se tributa por el 24% de la renta percibida. Entre 66 y 69 años, se tributa por el 20% de la renta percibida. Desde los 70 años, se tributa por el 8% de la renta percibida. 

Valoración del artículo

0 votos

0 valoración media

1 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

Deja tu comentario

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de hacer uso del servicio de Comentarios, dejándonos tu opinión personal. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Comentarios

Cargando...

Fernando Ortega Altuna 15 de enero de 2017 | 18:29
Debería de ser una de las patas principales del ahorro cara a la jubilación. Pero si la gran ventaja es la exención de las plusvalías lo lógico es que este compuesto por cestas de inversión con RENTA VARIABLE, al menos cuando faltan más de 10-15 años para disponer de ellos. El basarlos en activos sin riesgo es un error grave.
Instituto BBVA de PENSIONES 16 de enero de 2017 | 11:28

Estimado Fernando,

gracias por su aportación. Existen PIAS con diferentes perfiles de inversión y riesgo.

Reciba un cordial saludo.