Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

La pensión de jubilación en la NBA

Desde 1965, la NBA garantiza una pensión a sus jugadores, una vez retirados, por los servicios prestados. Se exige un requisito mínimo de 3 años de permanencia en la Liga. Las prestaciones otorgadas a los beneficiarios oscilan entre los 60.000 dólares y los más de 200.000 dólares anuales en caso de haber estado compitiendo más de una década en la NBA.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Compartir

Imprimir
La pensión de jubilación en la NBA

@finnian - www.unsplash.com

4,8 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 83%
  • 4 17%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

6 votos

847 visualizaciones

Inspirándonos en un artículo de la revista de baloncesto Gigantes, tratamos sobre cuál es el origen de estas pensiones de retiro de la NBA, la liga profesional de Baloncesto de EEUU,  y su funcionamiento actual.

Todo empezó en el primer All-Star televisado (1964)

Las pensiones y otros beneficios para los jugadores, más allá de percibir un sueldo por disputar partidos, tardaron mucho en conseguirse en la NBA.

En la década de los 50, cuando la NBA apenas contaba con unos años de existencia, se creó el Sindicato de Jugadores, en el que la presencia de jugadores negros todavía se veía con cierta reticencia.

La estrella Oscar Robertson, junto con Jerry West, fue una persona esencial en el reconocimiento de las pensiones a los jugadores de la NBA. Robertson, pese a sus innumerables éxitos (anillo de la NBA y oro en los JJOO de Roma) sentía que el racismo, la falta de derechos para todos los jugadores de la NBA y el poder de los propietarios de las franquicias era algo que los jugadores no podían aceptar.

En el verano de 1963, Robertson, West y un grupo de jugadores, reivindicaron cosas tan necesarias para los jugadores como un seguro médico, una pensión para cuando se retirasen, y que se les pagaran los partidos de pretemporada.

Esas peticiones de los jugadores en 1963, no fueron tomadas en cuenta por los propietarios de los equipos (franquicias).

En febrero de 1964, durante la celebración del All-Star (el partido de las Estrellas), que fue el primero televisado a nivel nacional, Oscar Robertson junto con otros jugadores (Tom Heinsohn, Elgin Baylor y Jerry West) decidieron encerrarse en el vestuario poco antes del inicio del partido, y comunicaron que no saltarían a la pista si no eran atendidas sus peticiones.

Sus amenazas obtuvieron resultados. En 1965 la NBA aprobaba un sistema de pensiones para los jugadores retirados.

Así son las pensiones de la NBA

Las pensiones NBA y las condiciones de acceso a las mismas, junto con el resto de las retribuciones de los jugadores, han ido mejorando con el discurrir de los años desde ese lejano 1965 hasta la actualidad.

Actualmente, un exjugador de la NBA que quiera recibir una pensión de la liga debe cumplir el requisito mínimo de haber estado tres cursos bajo un contrato con algún equipo NBA (franquicia).

Para considerar cumplido ese requisito es necesario que, cada temporada, el contrato se encuentre en vigor al menos durante un partido de la temporada, juegue o no el jugador.

No obstante, a más tiempo en la NBA durante la campaña oficial más elevada será la pensión a recibir.

 
Un jugador que haya celebrado únicamente tres duelos de NBA en tres temporadas distintas tiene derecho a una pensión.
 

Muchos jugadores buscan un contrato en la NBA, tras una carrera en las ligas europeas o en otras ligas, a pesar de que sus oportunidades de salir a pista en la NBA vayan a ser escasas, por la posibilidad de ganarse el derecho a una pensión de la NBA.

Inicialmente, cuando se crearon las pensiones de la NBA, el requisito de temporadas para cobrar pensión era de cinco temporadas, para reducirse a inicios de este siglo XXI a cuatro años y quedarse en los tres años requeridos actualmente.

Importe de las pensiones de la NBA

Si se cumplen los requisitos mínimos, el importe de la pensión depende del tiempo que el jugador haya formado parte de la NBA y del momento en que quiera empezar a percibir la prestación.

La edad máxima para empezar a cobrar pensión es a partir de los 62 años (edad tope). En este caso, como la esperanza de vida del beneficiario sería menor, al empezar a cobrar más tarde, percibirá más importe que, por ejemplo, alguien que acceda a la pensión a la edad mínima para empezar a cobrarla. La edad mínima son 45 años.

 
Un exjugador que haya jugado sólo tres campañas en la NBA y empiece a cobrar la pensión a los 62 años percibiría en la actualidad unos 60.000 dólares anuales.
Si ha jugado más de 10 años en la NBA, ese importe se puede elevar por encima de los 200.000 dólares al año.
 

En 2011 se decidió destinar en el nuevo convenio colectivo un 1% del llamado BRI (Ingresos Relacionados con el Baloncesto) al pago de las pensiones futuras. En 2016, el pago a estos pensionistas (520 exjugadores) fue de 20 millones de dólares. La media de pensión era de unos 35.000 dólares anuales por persona, aunque muchos jugadores estaban por encima de esas cantidades. El máximo a percibir en 2017 era de 215.000 dólares.

En 1988 el Sindicato de Jugadores logró que aquellos jugadores que participaron en la NBA entre 1946 y 1965, si cumplían los requisitos mínimos, también tuvieran acceso a una pensión de retiro. Asimismo, en julio de 2022, la NBA acaba de aprobar que 115 jugadores (vivos) que jugaron 3 o más temporadas antes de 1965 en la extinta ABA (American Basquet Asotiation), que la NBA absorbió, tengan derecho a una pensión.

Otros beneficios: seguros médicos, planes de educación…

En Estados Unidos donde la sanidad pública es muy modesta, poseer un seguro médico privado que cubra la asistencia sanitaria es algo indispensable para las personas y sus familias.

La NBA ofrece a quien acceda a su sistema de pensiones un seguro de salud vitalicio, con el cumplimiento del requisito mínimo de haber jugado tres años en la Liga. Las coberturas de esta póliza de salud se incrementan cuantos más años de participación en la liga acredite el jugador. Para alguien con una década de carrera en la NBA, el seguro cubre también a su pareja e hijos.

Por otro lado, muchos jugadores cuando saltan al profesionalismo y empiezan a jugar en la NBA no tienen la formación adecuada para afrontar la vida una vez retirados del deporte. Por ello, el sistema de pensiones de la NBA también ofrece ayudas para planes de educación y estudios, con los que los jugadores retirados puedan acceder o completar la educación que en su día detuvieron.

Planes de pensiones privados: NBA 401 (K)

  Además, complementariamente a la pensión de jubilación, existe el plan NBA 401 (K), un sistema ahorro privado complementario para jubilación, de aportación definida, (véase aquí funcionamiento y características del 401 (K)), al que se adscribe voluntariamente cada jugador y cuya financiación sale de sus aportaciones personales voluntarias y de la aportaciones de su equipo.  Las franquicias habitualmente realizan una contribución igual a la aportación que hace el jugador (matching contributions), aunque incluso pueden elevar esa cantidad hasta el 140%.

Más Información:

Así funciona sistema de pensiones de la NBA: una buena jubilación asegurada (Revista Gigantes)

Valoración del artículo

4,8 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 83%
  • 4 17%
  • 3 0%
  • 2 0%
  • 1 0%

6 votos

847 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter

29 de julio de 2022

Accede a nuestros simuladores

También te puede interesar