Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Artículo

Soy autónomo, cómo evitar que la Declaración de la Renta me salga a pagar

Como el resto de contribuyentes, los autónomos deben presentar la Declaración de la Renta 2021 entre 6 de abril y el 30 de julio de 2022. Si bien para esta Campaña de la Renta “la suerte está ya echada” y no puedes ya tomar decisiones que influyan en el resultado de la Declaración, al estar el ejercicio 2021 cerrado, te damos algunas ideas de cosas que podrías hacer para que en futuras Declaraciones anuales de IRPF puedas atenuar tu carga fiscal, y para reducir el importe que te sale a pagar en la misma o bien para lograr que te salga a devolver.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Compartir

Imprimir
Soy autónomo, cómo evitar que la Declaración de la Renta me salga a pagar

@thestandingdesk - www.unsplash.com

3,6 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 63%
  • 4 13%
  • 3 13%
  • 2 0%
  • 1 13%

5 votos

1157 visualizaciones

¿Qué autónomos están obligados a presentar Declaración de la Renta?

Solo aquellos autónomos que tengan ingresos por rendimientos de actividades económicas inferiores 1.000 euros anuales estarán exentos de la presentación de declaración anual de la Renta, salvo que voluntariamente la presenten porque quieran beneficiarse de alguna de las deducciones que en ella se aplican.

El importe a pagar de IRPF que viene determinado por el nivel de ingresos, los gastos deducibles, así como la situación personal y familiar.  La actividad que desarrolles generará un determinado volumen de ingresos y gastos. En el régimen de estimación directa será necesario consignarlos todos en tu Declaración. En cambio, si por tu actividad estuvieses sujeto al sistema de módulos, la Agencia Tributaria establece distintos niveles de renta en función del tipo de negocio, su antigüedad, tamaño y características.

El régimen de estimación directa puede ser normal o simplificada (esta es la más habitual entre los autónomos), dependiendo de si el importe neto de la cifra de negocios anual es mayor o menor de 600.000 euros anuales respectivamente. En ambos casos ha de declararse trimestralmente, a través del modelo 130 (de autoliquidación del pago fraccionado del IRPF), aplicándose un 20% para las actividades empresariales y profesionales.

Se excepciona de la obligación de presentar el modelo 130 (declaración trimestral), además del caso de los autónomos bajo el sistema de módulos, el caso de los autónomos en régimen de estimación directa que al menos el 70% de sus ingresos procedentes de la actividad profesional hubieran tenido retención o ingreso a cuenta en el ejercicio anterior.

Cosas que puedes hacer durante el año (ejercicio fiscal) para que la Declaración de la Renta te salga a pagar menos o a devolver

A continuación, te damos algunos consejos para optimizar el resultado de tu Declaración de Renta, si eres autónomo.

  • Haz una evaluación y previsión de lo que va a salir a pagar antes del cierre de cada ejercicio

El final del año es un momento adecuado para planificar la declaración de la Renta, que se tendrá que presentar entre abril y junio del siguiente año, y para tratar de mejorar sus resultados.

Es recomendable hacer una previsión de lo que se va a pagar en la Declaración de La Renta. Los cálculos se pueden hacer, por ejemplo, utilizando el simulador de la web de Agencia Tributaria, que estimará cuál será el beneficio a final de año y las retenciones de IRPF totales de las facturas.

  • Controla a final de año los posibles saltos de tramo en la escala de IRPF

Los últimos meses de año conviene vigilar el tramo de IRPF en el que estás. El IRPF es progresivo, por lo que cuanto más crecen los ingresos, más se tributa. Existen unos tramos en la escala de gravamen, que cuanto más elevados son mayor es el porcentaje aplicado. Tipo impositivo del último tramo aplicable es el denominado tipo marginal de la escala del IRPF.

Puede ocurrir que un pequeño ingreso adicional a final de año provoque el salto de tramo y la diferencia del IRPF a ingresar sea mayor incluso que el ingreso obtenido. Una opción sería emitir algunas de las facturas en el ejercicio siguiente.

  • Incrementa tu base de cotización a la Seguridad y, por lo tanto, la cuota que pagas

Además de que será un gasto deducible que reducirá tus rendimientos netos sujetos a IRPF, al incrementar tu base de cotización estarás incrementando tus derechos futuros de pensión. Es decir, estarás cuidando de que tu “Yo futuro” para que tenga unos mejores ingresos durante la jubilación y/o bien, si se diera el caso, una mejor prestación por cese de activad, una mayor prestación por invalidez temporal, etc.

  • Aporta a planes de pensiones individuales

Puedes aportar hasta el límite máximo de aportación y deducción permitido por la normativa, que a partir de 2022 son 1.500 euros anuales. Para la Declaración de la Renta 2021, recuerda que el límite máximo de deducción son 2.000 euros o 30% de los rendimientos netos de trabajo y actividades económicas.

Además, si tu cónyuge obtiene rendimientos netos del trabajo y/o de actividades económicas inferiores a 8.000 euros anuales, podrías realizar aportaciones a planes de pensiones de los que sea titular tu cónyuge, y deducirte las mismas en IRPF, hasta 1.000 euros anuales.

Además, aunque esto no te sirva para la Declaración de Renta 2021 ( a presentar entre 6 de abril y 30 de junio de 2002), cuando sea aprobaba la futura ley de regulación para el impulso de los planes de pensiones de empleo, podrás adherirte a un plan de pensiones de empleo simplificado (PPES) para autónomos promovido por alguna asociación de autónomos o colegio profesional y realizar aportaciones, adicionales al límite de 1.500 euros disponible para planes de pensiones individuales, por un importe adicional de hasta otros 4.250 euros anuales. Por lo tanto, podrás aportar en total un tope máximo de 5.750 euros anuales y reducir hasta ese importe (o 30% de tus rendimientos de actividades económicas) tu base liquidable sujeta a impuesto.

  • Contrata un Seguro de Salud

Contrata un seguro médico para ti y, si fuera el caso, incluyendo a tu cónyuge e hijos. Podrás deducirte hasta 500 euros de prima por cada miembro de la unidad familiar asegurado (1.500 en el caso de asegurados con minusvalía).

Al mismo tiempo protegerás a tu familia con una cobertura de asistencia sanitaria, complementaria a la sanidad pública, que te puede ser útil para temas como ser atendidos por los especialistas que tu elijas (pediatras, ginecólogos, traumatólogos, etc.), agilizar los plazos de atención, y acceder a ciertos servicios de vida saludable.

  • Cuotas colegios profesionales

Podrás deducirte el 100% las cuotas pagadas a colegios profesionales o sindicatos, siempre que la colegiación sea obligatoria, y con un límite máximo de 500 euros anuales.
  • Deducción por eficiencia energética

Una de las novedades de esta campaña de renta 2021 ( aplicable también a la futura campaña de Renta 2022) es que los contribuyentes se pueden deducir las obras (realizadas desde el 6 de octubre de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2022) en la vivienda habitual o vivienda arrendada cuyo fin sea la mejora de la eficiencia energética. Incluye tres supuestos, cada uno con sus importes límite de deducción: obras que reduzcan la demanda de calefacción y refrigeración, obras que reduzcan el consumo de energía primaria no renovable, y obras de rehabilitación energética de edificios de uso predominante residencial. En este articulo vinculado podrás encontrar los requisitos e importes de esas deducciones por eficiencia energética.

  • Haz donaciones a ONGS

Puedes deducirte las donaciones que realices a organizaciones sin ánimo de lucro a las que les aplique la Ley del régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. Se aplica una deducción del 80% por los primeros 150 euros y un 35% a partir de esta cantidad o un 40% si en los dos años anteriores se hubiera hecho donaciones a esa misma entidad por un importe igual o superior cada año respecto del anterior. En este artículo te lo explicamos más detalladamente.

Puedes presentar liquidaciones a cuenta trimestrales del IRPF en las que regularices y adecues el ingreso a cuenta a tu nivel de ingresos netos, aunque no estuvieras obligado a presentarlas

Es importante apuntar que esta medida no va dirigido a reducir la carga fiscal que soportas sino a que la Declaración de Renta anual no salga a pagar o, resultando a pagar, minimizar ese importe, adelantado impuesto a través del ingreso a cuenta. Esta medida sería aplicable si te encuentras en la situación de que el tipo de retención a cuenta que te aplican en las facturas que emites es insuficiente para que con tu nivel de ingresos la Declaración no te salga a pagar.

Como hemos comentado, están exentos del modelo 130 (de autoliquidación trimestral de IRPF) aquellos autónomos sujetos al régimen de estimación directa que han facturado con retenciones más del 70% de sus facturas a empresas, otros autónomos y entidades jurídicas con sede en España.

Si realizas una actividad profesional por cuenta propia y los ingresos procedentes de esa actividad profesional estuvieran sujetos a retención o ingreso a cuenta, los pagadores (clientes) te practicaran una retención a cuenta de IRPF de un 15%, que ingresaran en la Agencia Tributaria.

Dependiendo del nivel de tus rendimientos netos (descontando los gastos deducibles y amortizaciones), ese 15% de tipo de retención podría ser insuficiente para afrontar el total de IRPF que te corresponde pagar de acuerdo a tus rendimientos de actividades económicas. Lo notarás cuando tengas que presentar la Declaración de la renta, ya que te podría salir “a pagar”, si las deducciones aplicadas sobre los rendimientos íntegros (gastos de la actividad, cotizaciones a Seguridad Social, cuotas colegiales, etc.) y las reducciones aplicadas sobre la base imponible (aportaciones a planes de pensiones, etc.) no fueran suficientes para evitar que te salga a pagar.

Una solución para evitar lo anterior es presentar voluntariamente las liquidaciones a cuenta trimestrales de IRPF, ajustadas a tu nivel de ingresos, aunque no estuvieses obligado a ello. Es decir, si sabes que por tu nivel de facturación la retención a cuenta del 15% no va a ser suficiente para que no te salga a pagar la Declaración, debes hacer (con tu gestor o en el simulador de la Agencia Tributaria) una estimación de lo que te saldría a pagar y bien reservar ese dinero a pagar en tu cuenta corriente para cuanto presentes la Declaración o bien presentar liquidaciones trimestrales del modelo 130 ajustadas a ese nivel de ingresos.

Más Información:

Cuáles son las Novedades en la Declaración de la Renta 2021
 

Valoración del artículo

3,6 de un máximo de 5 estrellas

  • 5 63%
  • 4 13%
  • 3 13%
  • 2 0%
  • 1 13%

5 votos

1157 visualizaciones

Suscripción al boletín

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la Newsletter

Recogemos tus datos de carácter personal (Nombre/E-mail) con la finalidad de suscribirse al servicio de Newsletter, donde serás informado de las novedades o noticias de interés sobre las actividades que realizamos. Dichos datos serán incorporados a un fichero del que es responsable BANCO BILBAO VIZCAYA ARGENTARIA, S.A. (en adelante “BBVA”)

Conservaremos tus datos personales durante el tiempo de vigencia del servicio, o hasta que nos solicites la baja del mismo.

Quiero suscribirme a la newsletter